Lunes, 06 de septiembre de 2010

S?, mira, es raro que analice una videoconsola, pero es el primero. No es que me molaran desde buen principio las port?tiles, precisamente por un problema que Nintendo tiene siempre: Las constantes revisiones. A Game Boy le vinieron unas cuantas, concretamente tres: Game Boy Pocket, Game Boy Light (Solo en Jap?n) y Game Boy Color. A la Game Boy Advance le vinieron otras tantas: Advance SP y Micro, y finalmente, a Nintendo DS no le ha faltado nada: Una versi?n Lite, una versi?n DSi, y la que procedo a analizar hoy, la XL.

Nintendo DSi XL es, tal como su nombre indica, la nueva versi?n de la port?til t?ctil en un tama?o 93% m?s grande, con los mismos defectos y virtudes que su versi?n m?s peque?a. No es de extra?ar, pues, que Nintendo haya mantenido ambas. La videoconsola sale a la luz como una m?quina capaz de explotar aun m?s sus posibilidades y llegar a un p?blico muy amplio.

Lo primero que hay que reconocer es que el tama?o de las pantallas es, sin duda, muy grande. La primera vez que uno lo ve choca frontalmente con unas caracter?sticas, digamos, monstruosas. Sin embargo, encendida, y puestos a jugar, la situaci?n cambia completamente. La visibilidad es m?s notable, y el ?ngulo de juego se ha ampliado para que quien se siente al lado del jugador pueda ver lo que pasa sin tener ese molesto efecto de “negativo” que se produce normalmente.

Eso no quiere decir que la consola tenga el doble de resoluci?n. Es m?s, solo se ha incrementado el tama?o de los pixel en pantalla para que ocupan el doble, y de esta forma, hacer que la imagen sea m?s grande. Esto tiene sus virtudes y desventajas, por supuesto: Mientras que la pantalla t?ctil ahora es un poco m?s precisa, estamos hablando de una imagen ampliada, es decir, que veremos un 93% más pixeladas muchos objetos puestos en pantalla. Es una lástima, pero tampoco se puede pedir a la consola que se realice un suavizado de imagen, puesto que si no está programado, en postproceso podría ser un desastre –e incrementar el uso de CPU y de bater?a.

Precisamente, otra de las caracter?sticas que se ha mejorado ha sido la durabilidad de la misma. Ahora, en juego, a nivel 2 de brillo, pasa de 14 horas a llegar hasta las 23. Este incremento puede verse menguado, sin embargo, ante el uso de las capacidades wi-fi de la consola, que si bien han sido depurados, desgraciadamente los juegos de DS no pueden hacer buen uso de las capacidades nuevas que se le han a?adido por no tener las instrucciones por entonces.? Tambi?n, y sin que sirva de precedente, se vuelve a recuperar la potencia de los altavoces de la primera Nintendo DS, algo que muchos reclamaban tras la sorprendente ca?da de fuerza que ten?an los de DS Lite.

Una de las mejores que se le ha aplicado a la conexi?n wi-fi de la consola es la capacidad de resolver las encriptaciones WPA que tanto ped?an los usuarios. Gracias al incremento de procesador que tiene, ahora puede asumir routers que dispongan de estas caracter?sticas. Su almacenaje de conexiones ha pasado de tres a seis, y su velocidad ha sido dramáticamente aumentada. Es una lástima, sin embargo, que estas características no las vamos a poder disfrutar al 100%. Como hemos dicho antes, los juegos de DS en cartucho y que sean anteriores a DSi –y por lo tanto, no capacitados – no tendrán la capacidad de acceder a esos datos, y por lo tanto, la consola capar? todas las caracter?sticas hasta pasar a modo DS Normal. Por lo tanto, la nueva potencia wi-fi solo podr? ser usada para los juegos DSiWare y aquellos que est?n espec?ficamente dise?ados para ellos.

Nuevos programas

Al encender la consola, lo primero que vemos es la renovada interfaz. Pasamos de la tosca que tenía antes, a una más suave y muy parecida a la de wii, con un sistema de canales idéntico. Puede sonar estúpido al principio que se haya programado algo así si pensamos solo en las tres opciones que disponíamos antaño –Juego DS, PictoChat y Demo DS- ; sin embargo, la videoconsola ha sido llevada a un nuevo nivel y se ha incrementado su n?mero de funciones apunt?ndola al fen?meno de las descargas digitales. Gracias a sus 256MB de memoria internos con los que comparte firmware, podemos instalar juegos que adquiramos a trav?s de la nueva tienda DSi. Una vez los tengamos, estos ser?n nuestros para siempre y podremos bajarlos las veces que quieras y llevarlos a una tarjeta SD. Hay que tener en cuenta sin embargo que no podremos ejecutar desde una tarjeta SD, quedando la misma a modo de backup, y nunca de expansi?n de memoria. dicho.

La Tienda DSi será el nuevo canal de acceso a contenidos de Nintendo vía Wi-fi tal y como el canal tienda wii existe. Desde el mismo, podemos acceder a juegos y aplicaciones a través de tres precios: 2€, 5€ y 8€. Mientras que las aplicaciones no tienen código PEGI, los juegos están clasificados, pero todos ellos se adquirir?n mediante puntos Nintendo, cuya equivalencia ser? la misma que los de wii y no ser? intercambiable. Una vez tengamos esos puntos y hayamos adquirido un producto, este se instalar? en la memoria de la consola, teniendo acceso a ?l a partir de entonces.

Hay dos cosas, sin embargo, que tiene este sistema como pega. La primera es la nula devoluci?n del producto, algo que se deber?a facilitar de alguna forma, puesto que mucha gente puede llegar a cometer alg?n que otro error por falta de informaci?n misma. Otro de los problemas est? en el tema de transportar los juegos que adquiramos, los cuales se asociar?n a la consola misma y no podremos llevarlos a otra mediante una sd, lo que impide que podamos seguir jugando en la de nuestro amigo.

Junto a la tienda, viene la aplicaci?n que le da l?gica a la nueva caracter?stica de la consola: Las dos c?maras. El Canal C?mara permite el acceso a ellas y realizar diferentes funciones mediante el uso de fotos. Una vez realizada una foto, podremos modificarla, cambiar los colores, e incluso buscar parecidos, todo eso efectuado en tiempo real mediante las 11 lentes directas que dispone la m?quina, tanto la c?mara interior como la exterior. Las fotos que adquiramos y los montajes que hagamos podremos guardarlos en una sd para su posterior visualizaci?n en un pc, en otra videoconsola DSi o DSi XL, o incluso pasarlas v?a Wi-fi a un amigo.

Al igual que la anterior, la DSi XL se queda a lejos de ser la parte perfecta cuando descubrimos que es imposible importar el contenido de nuestro pc a la consola, es decir, usarla de visualizador. Eso quiere decir que su habilidad de convertirse en “un marco de fotos” se queda a medias cuando pasamos a descubrir que solo podremos colocar las fotos de nuestra videoconsola –que lejos de lo que creemos, no es perfecta- por lo que la función se vuelve gratamente inútil.

Junto a la funci?n fotos se apoya otra, FlipNote Studio. Gratuita desde la tienda desde el primer d?a, nos permite hacer en formato digital un flipbook en tricolor a cuya animaci?n podremos a?adirle sonidos que hayamos grabado nosotros o importado de nuestro pc, algunos efectos, y ajustar la velocidad. Flipnote Studio aporta un nuevo sentido a la existencia de la pantalla t?ctil mediante la capacidad de dibujar nuestras creaciones y subirlas a internet a trav?s de la p?gina web de Flipnote Hatena. Las capacidades del programa son sublimes: Podemos efectuar algunos trucos, como poder calcar el cuadro anterior, tener dos capas distintas e ir duplicando una, o colocar algunas fotos efectuadas con la c?mara en blanco y negro.

Otra función que ignora la cámara y que aprovecha más el micrófono es DSi Sound. Lejos de lo que parece, se queda a medias entre un editor de sonidos un poco chorra y un reproductor de música que solo acepta ac3 en vez de mp3 –supongo que para ignorar el canon en algunos países a fines de no ser señalado como “producto de reproducción musical” – Una de las cosas que desgraciadamente puedo decir de este programa es que no vamos a encontrarle utilidad alguna. Lejos de la gracia, a los dos días vamos a tenerlo muerto de asco y abandonado en lo más profundo de la consola.?

Internet

Nintendo DS y DSLite tuvieron, en un intento de convertirla en algo más que una consola de videojuegos, un programa de conexión a internet por 40€ llamado “Nintendo DS Browser” y que utilizaba un motor antiguo de Opera. Lejos de ser un éxito, el producto fue duramente criticado, y con razón. Era lento,? le faltaba constantemente memoria RAM –a pesar de llevar una expansión de 4MB en la parte inferior a modo de cartucho de advance – y su falta de opciones como flash o java le impedían acceder a la mayoría de páginas web.

Nintendo DSi XL incluye un explorador de internet. A diferencia del de cartucho, este aprovecha los 16MB de RAM que la consola incluye dentro –4 veces más que la DS y DS Lite- y el procesador nuevo de 132MH’z –que duplica también la potencia de los anteriores – por lo que es mucho más rápido. Sin embargo, a pesar de ello, Nintendo vuelve a pifiarla y deja a su consola sin un reproductor flash y sin java. Es obvio, teniendo en cuenta que ambos requieren de bastante potencia, pero es denigrante dejar a cambio un programa que obliga al usuario a buscar muchas veces una versi?n alternativa de su p?gina web favorita, ni que decir que podemos olvidarnos de YouTube.

Resultado

Personalmente, estoy muy contento con la consola que me regal? mi pareja. Muy grande, con pantallas enormes, y nuevas opciones. Se echa en falta la opci?n de jugar con juegos de Game Boy Advance, pero a cambio, tengo una tienda con muchas opciones a elegir y a comprar. Art Academy es, sin duda, un buen ejemplo. Personalmente, le doy un ocho, baj?ndole la nota por un canal internet que anda algo cojo, y por la falta del espacio de Game Boy Advance, algo que ha interferido en algo m?s que en el cat?logo de la anterior saga port?til de Nintendo.


Compartir en:
Comentarios
 


Advertencia: Todas las opiniones emitidas en este blog son hechas a título personal por cada uno de los autores originales de los artículos, así mismo, el contenido de cada artículo refleja únicamente las ideas y opiniones del autor original de la misma. Este blog no se hace responsable de los comentarios emitidos por sus visitantes y se reserva la potestad de moderarlos según sea necesario.