Viernes, 30 de abril de 2010
Hará un par de días me encontraba de camino a una entrevista de trabajo, a la que tenía que hacer transbordo para pasar del metro a los ferrocarriles, dado su emplazamiento. Me encontraba pues, escuchando música en el mp3 mientras sacaba mi billete y lo introducía en la máquina para que se me abrieran las puertas, cuando, ¡oh!, vi por el rabillo del ojo, que un chico corría a ponerse detrás de mí, pese a que la máquina que había a mi derecha estaba completamente vacía...

No me equivoqué al pensar que se quería aprovechar de mí para colarse, y cuando había dado solo un par de pasos, sin dejar de pasar todas las compuertas, me giré y le espeté que conmigo no se iba a colar. No se qué me dijo a continuación el chico, no por no recordarlo, sino que por la música a todo volumen no le oí. Aún así, estoy segura de que no diría nada del estilo “no tengo dinero para pagarme el billete, déjame pasar contigo por favor”, dado que era un puto niñato fashion, de pelo engominado al más puro estilo Jonan de Baraka y con sus Ray Ban colgando de su camiseta super ideal de la muerte.

El muy capullo, pensando que esa sería la única advertencia de la chica con gafas, trató de pasar de nuevo, pero continué sin moverme, para pasar al contacto físico, un empujón con mala leche y un “¡Que tu no pasas capullo!”. Fue en ese momento en el que hizo la pose de “¿qué haces tocándome? ¡eso es ilegal porque no te he hecho nada!”, que consiste en echar la espalda hacia atrás, poner cara de sorprendido y señalarse el punto de contacto con ambas mano levantadas. Todo esto, al ritmo de Simple Plan, porque seguía sin oírle una mierda xDD

Volvió a intentar la maniobra, con lo cual se ganó un empujón mayor, con el que retrocedió (no creo que a causa de mi hercúlea fuerza, la verdad) y un grito aún mayor, similar al que ya os he indicado antes, con el que varios extranjeros se quedaron mirando (y quién sabe, si solo vieron esto último, pensarían que era un pobre desgraciado al que su novia no quería volver a ver en la vida xDDD).
Bajé al andén con el mentón bien alto (así como los humos) para apagar el mp3 y leer un libro que me dejó Sharra, cuando diviso la figura del Latin Fashion caminando con paso ligero. Como uno puede esperar, dejé el libro un instante, por si el muy imbécil quería alguna especie de vendetta estar preparada.

“¡Tú estás loca!”, fue lo único que me dijo mientras se señalaba la sien y se alejaba a toda velocidad. Ante tal... em... cómo decirlo... ¿desproporción de puta cara dura? Mi única respuesta fue un “Pues no trates de colarte capullo”.
Resultó que una chica mucho más bajita que incluso el chico, que llegaba en ese momento  me dijo con tono de resignación, “Se me ha acabado colando a mí...”.

Maldito Latin Fashion... Véndete las putas Ray Ban y cómprate una T-10.


¡¡Beseteeez!!

Plebe.

PD: ¡Conseguí el trabajo, ya llevo dos días :D!

Tags: metro, barcelona, latin fashion

Compartir en:
Comentarios
S?bado, 01 de mayo de 2010 | 11:47
Te felicito, tanto por tratar al puto ni?ato como se lo merec?a, como por conseguir el trabajo :)
that my friend, is being all woman Enamorado
Martes, 04 de mayo de 2010 | 12:09
?orabuena por el curro... Y tambi?n por tratar como se merece al ni?ato ese... si es que me dan una rabia la gente as?... Oye en serio, para cuando planeamos un exterminio general???
Por Byjana
Martes, 04 de mayo de 2010 | 22:29
Pronto querido camarada, en cuanto acabe el prototipo de puertas de metro desintegradoras. Risa perversa
 


Advertencia: Todas las opiniones emitidas en este blog son hechas a título personal por cada uno de los autores originales de los artículos, así mismo, el contenido de cada artículo refleja únicamente las ideas y opiniones del autor original de la misma. Este blog no se hace responsable de los comentarios emitidos por sus visitantes y se reserva la potestad de moderarlos según sea necesario.