Martes, 10 de noviembre de 2009

6
No ha tardado mucho Wizards en sacar la primera expansión. Prácticamente más de lo mismo, pero con algunos retoques, en un paquete del que debería haber venido incluída una actualización de toda la IA pero que desgraciadamente, no ha sido así. Magic: Duels of the Planeswalkers, regresa... Con la mayoría de fallos de la otra vez.
Decente

Nada nuevo bajo el sol, como aquel que dice. La primera expansión de Duels of the Planeswalkers deja un sabor agridulce la primera vez que te lo bajas: 270KB dan a pensar que el juego ya incluía todas esas cartas y que la actualización simplemente se encarga de desbloquearlo -como ocurrió en su momento con Capcom y Resident Evil, Soul Calibur IV con Yoda y Darth Vader, o muchos otros hoy en día - por lo que el juego, en vez de costarte 800 puntos, ya ha pasado a sumar 1200. Voces que dicen que los paquetes de actualización anteriores deben de haber ido retocando el mazo y que este paquete solo tenía las listas. Será un misterio del que nunca sabremos la respuesta.

Sea como sea, Combate al Dragón es una expansión que por 400 puntos Microsoft (Al cambio, 5e) incluye bastante material, pero aun así no con la suficiente calidad y todo por culpa de la estructura del juego original. Para empezar, la puntuación en tanto por ciento desbloqueado es reseteado, por lo que aquel que tenía el 100% pasará a tener un 75% y así sucesivamente con el resto de jugadores. Luego, una vez instalada la expansión, contemplamos que tenemos dos campañas separadas: La original, y la nueva.

La original no incluye absolutamente nada sorprendente,. Simplemente, todos los mazos están para volver a completar de nuevo, ya que a la mayoría se les han añadido 3 cartas más nuevas, por lo que volveremos a estar peleando y repitiendo las mismas estratégias que usábamos antaño para volver a tener todo ese tanto por ciento. Sin embargo, la nueva campaña continua con la línea de dificultad por donde se quedó la anterior y continúa avanzando lenta y dolorósamente. Simplemente hay que decir que el último jefe, Nicol Bolas, nos va a hacer sufrir en sus turnos principales con una cantidad de combos que van a mover su mano constantemente y vamos a acabar sin saber realmente que estratégia está estableciendo.

Sin embargo, si conseguimos acabarnos este nuevo desafío, conseguiremos nada menos que tres mazos nuevos, uno para Sarkan Vol,otro para Jace y finalmente, se nos ofrecerá el que usó a Tezzeret en su momento, pero con un pequeño inconveniente, y es que no se trata complétamente del mismo, si no que está modificado, posiblemente para que no se abuse de él en modo online. Sea como sea, es una jugarreta que no se pueda utilizar exactamente el mismo. Cada mazo tendrá 15 cartas nuevas para desbloquear, y estos se almacenarán en la lista de mazos totales, contando para descontar el 100% del juego, por lo que podremos usar cualquiera de los enemigos nuevos o viejos, para sacarlos.

Otra delas novedades que incluye son 3 nuevos desafíos que se juntarán a los que ya teníamos anteriormente. A pesar de que se habia prometido que se podría dar más de un turno para resolverlos, en realidad eso solo ocurre al final con Liliana Vess (Otra vez) y en realidad, solo tendremos dos, todo un punto negativo para la campaña de Marketing. Irónicamente, a diferencia del modo campaña, el modo desafío ha sufrido un descenso notable en cuanto a la dificultad, posiblemente debido a que esta vez los movimientos que nos plantean para resolverlos son mucho más lógicos que los anteriores, pero siguen siendo de los que rara vez se darán en un torneo.

Wizards había prometido que para esta expansión muchos de los fallos del juego, tales como cuelgues, algunas ida de olla de la IA, y meteduras de pata como el "Dañar 2 veces" iban a estar resueltos. Desgraciadamente, no ha sido así. Excepto un primer pulido de algunos detalles, tales como poner por fín "Cargando" en vez de "Caricamento", los bugs continuan ahí. Simplemente ha habido una mejora, y es que tus rivales en online nunca verán que mazo llevas hasta que finalmente estés en juego, momento en que no podrán cambiarlo. Es un detalle de agradecer pues hasta ahora la mayoría solía pegarte el cambiazo justo antes de aceptar para ganar.

A la -prácticamente- nula reparación de muchos errores, se suma otros fallos más gordos: El del Gigante de Dos Cabezas. Si la IA ya le cuesta en algunas ocasiones realizar movimientos en un jugador, en este modo podemos morirnos esperando. Es más, por alguna razón, la mayoría de veces la máquina realiza un tiempo de espera, saca una tierra para ganar tiempo, vuelve a realizar el mismo movimiento, y a partir de ahí, a veces empieza a hacer movimientos estúpidos e inútiles como usar un instantáneo +3/+3 al final de la segunda fase principal de su turno para perderlo al momento, solo con tal de seguir calculando. Un turno principal suyo puede durar hasta 3 minutos de cálculo, así que es recomendable tener un pc a mano para ir matando el tiempo con otras cosas.

Otro de los errores garrafales ha sido, sin duda, el del sistema de logros de Xbox 360. Debido a la expansión, hubo una actualización por el que se incluyeron algunos retoques en algunos logros ya existentes, y otros nuevos... Tardía al juego en sí. Los fallos han sido descomunales: Desaparición de algunos logros ya conseguidos -a pesar de que los suma como tal - que además, no se pueden conseguir si has jugado antes de tal parche. En definitiva, un desmadre que a algunos logrólicos les volverá locos. A todo esto sumamos el hecho de que seguimos sin poder editar nuestros mazos, y volvemos a las mismas.

Cartas nuevas, mazos nuevos, nuevos desafíos, pero ninguna reparación de errores. Combate al Dragón es simplemente más de lo mismo por tan solo 400 puntos Microsoft. Los que se hayan acabado el original deben de contar con todo esto antes de hacerse con él... Aunque siempre será más barato que hacerse con estos mazos en papel.


Compartir en:
Comentarios
 


Advertencia: Todas las opiniones emitidas en este blog son hechas a título personal por cada uno de los autores originales de los artículos, así mismo, el contenido de cada artículo refleja únicamente las ideas y opiniones del autor original de la misma. Este blog no se hace responsable de los comentarios emitidos por sus visitantes y se reserva la potestad de moderarlos según sea necesario.