Domingo, 18 de octubre de 2009

8
Con las mismas características de Cubello pero elevadas a la enésima poténcia y traducido al castellano, You, Me and the Cubes nos llega de las manos del productor de la saga musica "D" de Sega. Un auténtico rompecabezas para el que hay que pensar en tres dimensiones. No hay problema. Siempre estaran ellos dos. Y los cubos, por supuesto.

Muy Bueno

Rara vez otorgo un nueve a algún título. Mis condiciones para hacerlo son muy estrictas y se basan en tres tableros: LO que tiene que tener un juego, lo que buscaban los programadores, y lo que nos llega. Obviamente, cuando valoro lo que nos llega también valoro el producto final que dispongo en mis manos, haciendo un común de todo; así, comparo que es lo que tenemos, si está traducido al castellano...

You, Me and the Cubes no va a ser, junto a Soul Calibur, de los dos títulos que van a obtener un nueve. Aun no se porqué, pero es dificil encontrarle muchos fallos como para que no lo tenga. Al igual que World of Goo, es de aquellos pequeños títulos que nacen sin pretenciones, con las ideas claras, y salen como tal. Futo y Nintendo han logrado una pequeña joya de aquellas que amas o odias. 

Siempre quedaremos tu y yo.

Bajo la simplicidad estética del juego se encuentra una jugabilidad adictiva y de dificultad gradual perfecta. You, Me and the Cubes casi se podría decir que sigue la estela de Cubello pero en un nivel distinto y mejor tratado que su compañero. El objetivo del juego es simple y claro: Disponemos de unos cubos a los cuales tendremos que lanzarles unos personajes llamados Sonitas, de género distinto y en parejas, con la idea de equilibrar la plataforma misma en un límite de tiempo determinado y con unas reglas que van variando en cada fase. La plataforma no es estática, varía, y las sonitas tenderán a echarse una mano, así que el juego funciona con muchísimas variables.

Lo primero en lo que hemos de remarcar es el buen uso que se le da al wiimote. Hay que señalar a la pantalla para indicar donde queremos que vayan las sonitas, agitarlo de arriba a abajo para crear a las sonitas, y de adelante a atrás para lanzarlas a la pantalla. Increíblemente, no sirve de nada que agitemos a lo loco el mando; si bien funciona, cuesta más de que responda que si lo hacemos tal y como nos lo pide la consola, aspecto a remarcar de que el mando se encuentra muy bien equilibrado y programado.

El aspecto gráfico está muy cuidado si hablamos siempre dentro de los límites que ofrece wiiware y al jugador al que va destinado. Hay texturas, colores, efectos de luz y los llamados sonitas, aun simples, disponen de una física propia que la consola calcula para equilibrar el cubo. Por si poco sorprende, se ha cuidado tanto el aspecto que apenas vamos a ver dientes de sierra, y no hay lagueo alguno durante los giros de cámara o cuando lanzamos numerosas Sonitas. El resultado no es un alarde a todas luces, pero contando con las limitaciones del juego, es obvio que para lo que necesita cumple de sobras y ofrece constante ayuda visual en el caso que lo precisemos, en vez de tediosos textos de información que no harían si no distraernos: Iluminarán aquellos cubos a los que les falte colocar personajes, o la dirección en la que hay más peso para que lo equilibremos.

Aunque musicalmente tampoco es ningún alarde -posiblemente debido a las limitaciones técnicas de 40MB- vuelve a las andadas intentando explotar al máximo el uso del wiimote. Debido a que las sonitas se crean dentro del mando, se puede oir en él si se han creado bien o no, o si de lo contrario hemos creado a una sonita pálida, una aberración que lo único que hará es molestar a tus sonitas bien colocadas. Podremos cambiar, además, la melodía dentro del juego dentro del menú inicial entre los temas "Tu y el vacío" o "Yo y el filo", haciendo referencia al estado de los Sonitas cuando caen.

La jugabilidad está programada para tomárselo con calma y al mismo tener el pulso firme. No podemos pasarnos el día pensando, tampoco hace falta correr, y un error será fatal para el resto del juego. Por suerte, el handicap de no saber como funciona al principio se solventa al momento gracias a un maravilloso tutorial que resulta ser de los más ligeros y simpáticos que he llegado a ver nunca. Si bien es algo largo, es necesario pues nos da toda la información necesaria acerca de como se juega -sin tener que leernos el tedioso Manual Electrónico, y digo esto debido a que se necesita salir del juego y volver a acceder al canal tienda para hacerlo, con todo lo que conlleva. -y en menos de cinco minutos ya estaremos listos para jugar.

Pero You, Me and the Cubes es un hueso duro de roer, y no se deja ganar así de fácil; sin dejarnos engañar por las apariencias, puede que al principio todo sea fácil y se pueda acabar en un plis, pero en dos Conseguir perfectos es todo un reto, más sabiendo que las sonitas que coloquemos en ciertos cubos añadirán peso al siguiente paso, y así, haciendo cadenas hasta el infinito -o hasta que el juego diga basta y pasemos de nivel. A todo esto, hay que tener en cuenta la aparición de ciertos personajes que se encargarán de hacernos la vida imposible de vez en cuando y de no poder colocar a las sonitas en su lugar adecuado, empujándolos y tirándolos al vacio. Teniendo en cuenta que tenemos un límite de tiempo por cada nivel, y que este límite se reduce 5 segundos cada vez que se cae una, entre una cosa y la otra, es fácil perder por falta de tiempo.

Si bien el juego parece que no sea rejugable, si nos proponemos sacar el 100% en todos los cubos para fardar ante la gente, dará de sí. No obstante, es cierto que tiene pocos alicientes para ser rejugado, aunque lo compensa con una dificultad endiablada que nos pondrá trabas y nos provocará GameOvers constantemente.

Aun así, ¡Tampoco estamos solos! Quien crea que You, Me and the Cubes es solo para jugar en una habitación oscura y perdida de la madre de dios está muy equivocado, más sabiendo que existe un modo para dos jugadores que se convertirá en toda una locura para los amantes de los juegos dobles. Cada uno lanzará un tipo de Sonita distinta y deberán coordinarse para que los cubos no se desmadren. Sin embargo, la dificultad no se verá aumentada por este hecho, si no por la aparición de otro tipo de personajes que se encargarán, con su peso, de ir cambiando el centro de gravedad, obligando a los jugadores a coordinarse para destruirlos -las sonitas negras. Si bien este modo es divertido, desgraciadamente solo contamos con 4 niveles, cada uno dedicado a un nivel de dificultad distinto. Es una lástima, porque se habría agradecido un multijugador más completo en ese aspecto. Otra lacra que arrastra es que You, Me and the Cubes tampoco dispone de modo online, así que el modo multijugador disminuye notáblemente su uso.

Pero aun así, el juego cumple a la perfección. Son 1000 puntos (10€ al cambio) que darán de por sí unas bonitas 3 horas de juego y que si nos picamos, hasta 6 y todo. Es un juego arcade, de habilidad y equilibrio, de control y visión, por lo que si no estamos acostumbrados a este tipo de programas, o no nos gustan, You Me and the Cubes se nos puede atragantar. Para los demás, es una compra que se disfruta notáblemente.

Rara vez otorgo un nueve a algún título. Mis condiciones para hacerlo son muy estrictas y se basan en tres tableros: LO que tiene que tener un juego, lo que buscaban los programadores, y lo que nos llega. Obviamente, cuando valoro lo que nos llega también valoro el producto final que dispongo en mis manos, haciendo un común de todo; así, comparo que es lo que tenemos, si está traducido al castellano...
You, Me and the Cubes va a ser, junto a Soul Calibur, de los dos títulos que van a obtener un nueve. Aun no se porqué, pero es dificil encontrarle muchos fallos como para que no lo tenga. Al igual que World of Goo, es de aquellos pequeños títulos que nacen sin pretenciones, con las ideas claras, y salen como tal. Futo y Nintendo han logrado una pequeña joya de aquellas que amas o odias.
Siempre quedaremos tu y yo.
Bajo la simplicidad estética del juego se encuentra una jugabilidad adictiva y de dificultad gradual perfecta. You, Me and the Cubes casi se podría decir que sigue la estela de Cubello pero en un nivel distinto y mejor tratado que su compañero. El objetivo del juego es simple y claro: Disponemos de unos cubos a los cuales tendremos que lanzarles unos personajes llamados Sonitas, de género distinto y en parejas, con la idea de equilibrar la plataforma misma en un límite de tiempo determinado y con unas reglas que van variando en cada fase. La plataforma no es estática, varía, y las sonitas tenderán a echarse una mano, así que el juego funciona con muchísimas variables.
Lo primero en lo que hemos de remarcar es el buen uso que se le da al wiimote. Hay que señalar a la pantalla para indicar donde queremos que vayan las sonitas, agitarlo de arriba a abajo para crear a las sonitas, y de adelante a atrás para lanzarlas a la pantalla. Increíblemente, no sirve de nada que agitemos a lo loco el mando; si bien funciona, cuesta más de que responda que si lo hacemos tal y como nos lo pide la consola, aspecto a remarcar de que el mando se encuentra muy bien equilibrado y programado.
El aspecto gráfico está muy cuidado si hablamos siempre dentro de los límites que ofrece wiiware y al jugador al que va destinado. Hay texturas, colores, efectos de luz y los llamados sonitas, aun simples, disponen de una física propia que la consola calcula para equilibrar el cubo. Por si poco sorprende, se ha cuidado tanto el aspecto que apenas vamos a ver dientes de sierra, y no hay lagueo alguno durante los giros de cámara o cuando lanzamos numerosas Sonitas. El resultado no es un alarde a todas luces, pero contando con las limitaciones del juego, es obvio que para lo que necesita cumple de sobras y ofrece constante ayuda visual en el caso que lo precisemos, en vez de tediosos textos de información que no harían si no distraernos: Iluminarán aquellos cubos a los que les falte colocar personajes, o la dirección en la que hay más peso para que lo equilibremos.
Aunque musicalmente tampoco es ningún alarde -posiblemente debido a las limitaciones técnicas de 40MB- vuelve a las andadas intentando explotar al máximo el uso del wiimote. Debido a que las sonitas se crean dentro del mando, se puede oir en él si se han creado bien o no, o si de lo contrario hemos creado a una sonita pálida, una aberración que lo único que hará es molestar a tus sonitas bien colocadas. Podremos cambiar, además, la melodía dentro del juego dentro del menú inicial entre los temas "Tu y el vacío" o "Yo y el filo", haciendo referencia al estado de los Sonitas cuando caen.
La jugabilidad está programada para tomárselo con calma y al mismo tener el pulso firme. No podemos pasarnos el día pensando, tampoco hace falta correr, y un error será fatal para el resto del juego. Por suerte, el handicap de no saber como funciona al principio se solventa al momento gracias a un maravilloso tutorial que resulta ser de los más ligeros y simpáticos que he llegado a ver nunca. Si bien es algo largo, es necesario pues nos da toda la información necesaria acerca de como se juega -sin tener que leernos el tedioso Manual Electrónico, y digo esto debido a que se necesita salir del juego y volver a acceder al canal tienda para hacerlo, con todo lo que conlleva. -y en menos de cinco minutos ya estaremos listos para jugar.
Pero You, Me and the Cubes es un hueso duro de roer, y no se deja ganar así de fácil; sin dejarnos engañar por las apariencias, puede que al principio todo sea fácil y se pueda acabar en un plis, pero en dos Conseguir perfectos es todo un reto, más sabiendo que las sonitas que coloquemos en ciertos cubos añadirán peso al siguiente paso, y así, haciendo cadenas hasta el infinito -o hasta que el juego diga basta y pasemos de nivel. A todo esto, hay que tener en cuenta la aparición de ciertos personajes que se encargarán de hacernos la vida imposible de vez en cuando y de no poder colocar a las sonitas en su lugar adecuado, empujándolos y tirándolos al vacio. Teniendo en cuenta que tenemos un límite de tiempo por cada nivel, y que este límite se reduce 5 segundos cada vez que se cae una, entre una cosa y la otra, es fácil perder por falta de timpo.
Si bien el juego parece que no sea rejugable, si nos proponemos sacar el 100% en todos los cubos para fardar ante la gente, dará de sí. No obstante, es cierto que tiene pocos alicientes para ser rejugado, aunque lo compensa con una dificultad endiablada que nos pondrá trabas y nos provocará GameOvers constantemente.
Aun así, ¡Tampoco estamos solos! Quien crea que You, Me and the Cubes es solo para jugar en una habitación oscura y perdida de la madre de dios está muy equivocado, más sabiendo que existe un modo para dos jugadores que se convertirá en toda una locura para los amantes de los juegos dobles. Cada uno lanzará un tipo de Sonita distinta y deberán coordinarse para que los cubos no se desmadren. Sin embargo, la dificultad no se verá aumentada por este hecho, si no por la aparición de otro tipo de personajes que se encargarán, con su peso, de ir cambiando el centro de gravedad, obligando a los jugadores a coordinarse para destruirlos. Si bien este modo es divertido, desgraciadamente solo contamos con 4 niveles, cada uno dedicado a un nivel de dificultad distinto. Es una lástima, porque se habría agradecido un multijugador más completo en ese aspecto. Otra lacra que arrastra es que You, Me and the Cubes tampoco dispone de modo online, así que el modo multijugador disminuye notáblemente su uso.
Pero aun así, el juego cumple a la perfección. Son 1000 puntos (10€ al cambio) que darán de por sí unas bonitas 3 horas de juego y que si nos picamos, hasta 6 y todo. Es un juego arcade, de habilidad y equilibrio, de control y visión, por lo que si no estamos acostumbrados a este tipo de programas, o no nos gustan, You Me and the Cybes se nos puede atragantar. Para los demás, es una compra que se disfruta notáblementeRara vez otorgo un nueve a algún título. Mis condiciones para hacerlo son muy estrictas y se basan en tres tableros: LO que tiene que tener un juego, lo que buscaban los programadores, y lo que nos llega. Obviamente, cuando valoro lo que nos llega también valoro el producto final que dispongo en mis manos, haciendo un común de todo; así, comparo que es lo que tenemos, si está traducido al castellano...
You, Me and the Cubes va a ser, junto a Soul Calibur, de los dos títulos que van a obtener un nueve. Aun no se porqué, pero es dificil encontrarle muchos fallos como para que no lo tenga. Al igual que World of Goo, es de aquellos pequeños títulos que nacen sin pretenciones, con las ideas claras, y salen como tal. Futo y Nintendo han logrado una pequeña joya de aquellas que amas o odias.
Siempre quedaremos tu y yo.
Bajo la simplicidad estética del juego se encuentra una jugabilidad adictiva y de dificultad gradual perfecta. You, Me and the Cubes casi se podría decir que sigue la estela de Cubello pero en un nivel distinto y mejor tratado que su compañero. El objetivo del juego es simple y claro: Disponemos de unos cubos a los cuales tendremos que lanzarles unos personajes llamados Sonitas, de género distinto y en parejas, con la idea de equilibrar la plataforma misma en un límite de tiempo determinado y con unas reglas que van variando en cada fase. La plataforma no es estática, varía, y las sonitas tenderán a echarse una mano, así que el juego funciona con muchísimas variables.
Lo primero en lo que hemos de remarcar es el buen uso que se le da al wiimote. Hay que señalar a la pantalla para indicar donde queremos que vayan las sonitas, agitarlo de arriba a abajo para crear a las sonitas, y de adelante a atrás para lanzarlas a la pantalla. Increíblemente, no sirve de nada que agitemos a lo loco el mando; si bien funciona, cuesta más de que responda que si lo hacemos tal y como nos lo pide la consola, aspecto a remarcar de que el mando se encuentra muy bien equilibrado y programado.
El aspecto gráfico está muy cuidado si hablamos siempre dentro de los límites que ofrece wiiware y al jugador al que va destinado. Hay texturas, colores, efectos de luz y los llamados sonitas, aun simples, disponen de una física propia que la consola calcula para equilibrar el cubo. Por si poco sorprende, se ha cuidado tanto el aspecto que apenas vamos a ver dientes de sierra, y no hay lagueo alguno durante los giros de cámara o cuando lanzamos numerosas Sonitas. El resultado no es un alarde a todas luces, pero contando con las limitaciones del juego, es obvio que para lo que necesita cumple de sobras y ofrece constante ayuda visual en el caso que lo precisemos, en vez de tediosos textos de información que no harían si no distraernos: Iluminarán aquellos cubos a los que les falte colocar personajes, o la dirección en la que hay más peso para que lo equilibremos.
Aunque musicalmente tampoco es ningún alarde -posiblemente debido a las limitaciones técnicas de 40MB- vuelve a las andadas intentando explotar al máximo el uso del wiimote. Debido a que las sonitas se crean dentro del mando, se puede oir en él si se han creado bien o no, o si de lo contrario hemos creado a una sonita pálida, una aberración que lo único que hará es molestar a tus sonitas bien colocadas. Podremos cambiar, además, la melodía dentro del juego dentro del menú inicial entre los temas "Tu y el vacío" o "Yo y el filo", haciendo referencia al estado de los Sonitas cuando caen.
La jugabilidad está programada para tomárselo con calma y al mismo tener el pulso firme. No podemos pasarnos el día pensando, tampoco hace falta correr, y un error será fatal para el resto del juego. Por suerte, el handicap de no saber como funciona al principio se solventa al momento gracias a un maravilloso tutorial que resulta ser de los más ligeros y simpáticos que he llegado a ver nunca. Si bien es algo largo, es necesario pues nos da toda la información necesaria acerca de como se juega -sin tener que leernos el tedioso Manual Electrónico, y digo esto debido a que se necesita salir del juego y volver a acceder al canal tienda para hacerlo, con todo lo que conlleva. -y en menos de cinco minutos ya estaremos listos para jugar.
Pero You, Me and the Cubes es un hueso duro de roer, y no se deja ganar así de fácil; sin dejarnos engañar por las apariencias, puede que al principio todo sea fácil y se pueda acabar en un plis, pero en dos Conseguir perfectos es todo un reto, más sabiendo que las sonitas que coloquemos en ciertos cubos añadirán peso al siguiente paso, y así, haciendo cadenas hasta el infinito -o hasta que el juego diga basta y pasemos de nivel. A todo esto, hay que tener en cuenta la aparición de ciertos personajes que se encargarán de hacernos la vida imposible de vez en cuando y de no poder colocar a las sonitas en su lugar adecuado, empujándolos y tirándolos al vacio. Teniendo en cuenta que tenemos un límite de tiempo por cada nivel, y que este límite se reduce 5 segundos cada vez que se cae una, entre una cosa y la otra, es fácil perder por falta de timpo.
Si bien el juego parece que no sea rejugable, si nos proponemos sacar el 100% en todos los cubos para fardar ante la gente, dará de sí. No obstante, es cierto que tiene pocos alicientes para ser rejugado, aunque lo compensa con una dificultad endiablada que nos pondrá trabas y nos provocará GameOvers constantemente.
Aun así, ¡Tampoco estamos solos! Quien crea que You, Me and the Cubes es solo para jugar en una habitación oscura y perdida de la madre de dios está muy equivocado, más sabiendo que existe un modo para dos jugadores que se convertirá en toda una locura para los amantes de los juegos dobles. Cada uno lanzará un tipo de Sonita distinta y deberán coordinarse para que los cubos no se desmadren. Sin embargo, la dificultad no se verá aumentada por este hecho, si no por la aparición de otro tipo de personajes que se encargarán, con su peso, de ir cambiando el centro de gravedad, obligando a los jugadores a coordinarse para destruirlos. Si bien este modo es divertido, desgraciadamente solo contamos con 4 niveles, cada uno dedicado a un nivel de dificultad distinto. Es una lástima, porque se habría agradecido un multijugador más completo en ese aspecto. Otra lacra que arrastra es que You, Me and the Cubes tampoco dispone de modo online, así que el modo multijugador disminuye notáblemente su uso.
Pero aun así, el juego cumple a la perfección. Son 1000 puntos (10€ al cambio) que darán de por sí unas bonitas 3 horas de juego y que si nos picamos, hasta 6 y todo. Es un juego arcade, de habilidad y equilibrio, de control y visión, por lo que si no estamos acostumbrados a este tipo de programas, o no nos gustan, You Me and the Cybes se nos puede atragantar. Para los demás, es una compra que se disfruta notáblemente.

Compartir en:
Comentarios
 


Advertencia: Todas las opiniones emitidas en este blog son hechas a título personal por cada uno de los autores originales de los artículos, así mismo, el contenido de cada artículo refleja únicamente las ideas y opiniones del autor original de la misma. Este blog no se hace responsable de los comentarios emitidos por sus visitantes y se reserva la potestad de moderarlos según sea necesario.