Lunes, 21 de septiembre de 2009
Por Byjana @ 0:53  | Relatos
Comentarios (0)  | Enviar

-…sin duda. Lo que ocurre es que no presté atención a sus historias, no era tan buen narrador como vuestro galliard, -Les decía un hombre que Shinji no conocía, un Colmillo Plateado, pensó, por el porte.- pero que mencionó varias veces el nombre de Phillip, de eso estoy seguro. Y no es un nombre corriente entre los garou.

-¿Y dices que reside en Londres?- Preguntó Demothy.

-Sí, por lo que tengo entendido, pertenece a la manada del túmulo de Steven Ram Memory, que tiene la sede en las oficinas de Arts Graficatech.

¡Londres!. Pensó el lupus, una ciudad, el dominio de la Tejedora, un gran pedazo de Gaya plagado de humanos que viven apelotonados, habitando cuevas construidas artificialmente amontonadas las unas sobre las otras, con rugidos ensordecedores por doquier, y una aire denso y apestoso… Caos en el orden, la viva imagen de la Tejedora… del Wyrm…

-¡Londres! –Masculló cuando el extraño ya se había ido.

-Sí, tío, -Le dijo el chico del pelo levantado.- paese que alguien sabe argo de la chorva, de la Phillip. Tú tapuntas, ¿no?

-No demos las cosas por zanjadas. –Dijo su nuevo alfa.- Recordad que pusimos el sistema de seguridad en el piso de Barcelona. Podría ser un buen sitio para empezar a buscar.

-Disculpa, -Siseó la garou de los Señores de la Sombra.- si puedo opinar, creo que deberíamos empezar con Londres. Barcelona puede que no nos aporte nada. No creo que esa mujer haya vuelto, sabiendo lo que nosotros hemos descubierto. En cambio en Londres la fuente parece fiable, y precisa. Es más, creo que sería productivo el desplazarnos a la capital inglesa.

-¿Productivo… en que zentido? –Dijo la mujer morena, una Furia Negra, quizá.

-Pues que podría adquirir algunos artículos en Donna Caran, Versacce, o Gucci que necesito. –Concluyo la rubia. Shinji no comprendió, pero escuchó al Fenris de la chapela bufar de desagrado, mientras el Caminante Silencioso de cabello blanco empezó a reír por lo bajo.

-Vayamoz primero a Barcelona. Imaginaoz que Phillip hubieze vuelto… -Dijo la la Furia.- en cambio el tipo eze de Londrez va a zeguir ahí luego.

-Creo que Artemisa tiene razón. Yo apuesto por volver a Barcelona. Lo de Londres no lo veo muy claro. –Dijo Demothy.

-¡A Barna siti! –Coreó el de la cresta. Shinji no se lo podía creer. Sus dos primeros destinos con su nueva manada serían dos grandes capitales europeas. Si su maestro, su antiguo alfa, lo supiese, seguramente se echaría a reír. Se planteó seriamente si no había hecho mal al abandonar tan pronto su antigua manada. Pero borró el pensamiento de su mente. Había elegido, Shinji Lobo del Templo nunca miraba atrás, no empezaría a hacerlo ahora.

-Esperad, -Dijo el indio retomando su atención de nuevo.- creo que deberíamos agradecer a Konietzo y a su manada el tiempo que hemos sido sus invitados.

-¡Hey! –Dijo el chico del pelo enredado, que fumaba distraídamente un cigarrillo con un extraño olor a hierbas. –Me mola la idea, tío. ¿Qué propones?

-Podríamos salir a cazar. Las piezas que cobremos las podemos despellejar y ofrecérselas a la manada de Konietzo en prueba de buena fe y gratitud, ¿que os parece?

-¡Yo me apunto, tío! –Dijo el Hijo de Gaya, mientras exhalaba aquél humo dulce.

-Bueno, -Dijo la Furia negra.- Eztá bien. –El chico de la cresta afirmaba con la cabeza.

Los demás no contestaron. La mujer que siempre vestía su cuerpo de glabro, el chico de la chapela y hasta el Caminante ciego parecían observar a su alfa. Parecía que estuviesen esperando que terminase de hablar. El joven lupus también le miró mientras parecían transcurrir los segundos demasiado lentamente.

-Y… bueno… -Dijo finalmente Demothy, con voz queda.- las pieles… las podemos llevar a Londres y sacar unos fondos ¿no?

Los ojos de la mujer rubia centellearon breves momentos al escuchar la palabra “pieles”. Los demás se dieron por satisfechos. Algunos afirmaron con la cabeza, otros miraron al suelo con expresiones de reflexión.

-Eh… Rastalf. –Le dijo el indio al Hijo de Gaya.- Supongo que vas a ir a despedirte de tus hermanos de tribu, ¿no?

-Claro, tío, -Le contestó, alegre como siempre.- me vendieron muy buena hierva…. Aunque ya casi no me quede… después de lo del oso.

-Bueno, pues podrías ir a comprar más… -Le dijo Demo. Rastalf se lo quedó mirando, con mirada suspicaz. –Para venderlo en Londres. Supongo que podría doblar o triplicar el precio, como mínimo.

-Monoquebaila… -Le dijo con un mohín.- esto es traficar… ¿no?

El alfa no le contestó. Satisfecho con su iniciativa. El chico ciego sonreía de oreja a oreja. Las dos mujeres ponían los ojos en blanco y el de la chapela seguía bufando sonoramente.

-Shinji. –Le dijo. Se sorprendió que le interpelara. Le miró a los ojos prestándole la atención que le debía a su nuevo alfa… y en ellos vio una expresión taimada. Un escalofrío le recorrió la espalda. -si lo tengo bien entendido, tú eras un lobo antes de ser garou, ¿verdad?

-Sí, -Contestó, preso de la turbación que implicaba el no saber donde quería llegar el Uktena con esa pregunta.- yo nací de madre lobo. Soy lo que los garou llaman un lupus.

-Mmm… y los lobos conocéis bien el bosque ¿verdad? –Continuaba, sin perder esa mirada pícara.- Y además tenéis muy buen olfato…

Shinji no contestó. Levantó la barbilla dando por supuesto que era cierto todo lo que decía su alfa. ¿Qué querría de él? Se preguntaba. Visto lo visto, no le gustaba el camino que estaba tomando la conversación. Esos humanos eran realmente raros.

-Pues había pensado si pudieses ir a buscar setas. –Concluyo Demothy.

-¿Seta? –Coreó el chico de la cresta.- Pa que se supone que queremo seta, ¿pa haserle un estofao al Konietzo ese?

-No me refiero a ese tipo de setas, Drackk. –Contestó Demo.- Me refiero a aquellas setas que podríamos vender a los mismos compradores a los que les venderemos lo que nos consiga Rastalf.

-Alucinógenas. –Dijo el chico ciego, más para sí que para los demás, pero su pensamiento en voz alta fue perfectamente audible por todos.

-¿Cómo? –Preguntó el lupus sin entender, o entendiendo demasiado.

-¿Crees que serías capaz de encontrarlas? –Dijo su alfa.

-Sí, claro, pero no sé sí… -Se interrumpió. Demothy ya no le prestaba atención. Estaba intentando organizar su partida de caza y dio por hecho que su pregunta había sido aceptada como un hecho.

-No te preocupez, -Le dijo la Furia Negra, acercándose a él.- lo hace ziempre. Zoy Artemiza. Bienvenido a la manada.

-Gracias.-Le contestó él. Esa mujer le aportaba tranquilidad, a diferencia de los otros dispares compañeros que el destino le había traído.- Soy Shinji Lobo del Templo. ¿Es cierto que luego vamos a ir a Barcelona?

-Zí, dejamoz un ziztema para hacer fotoz a todo aquel que entraze en el pizo franco. Con un poco de zuerte podremoz conzeguir información importante. –Ella le miró. Y él pudo ver por su expresión que había conseguido franquear su inescrutable rostro y había visto que algo en él no iba bien. -¿Qué te ocurre? Parecez preocupado.

-No, todo está bien. –Dijo el lupus intentando recomponerse.

-No me lo parece.- Insistió ella.

-Bueno, es que no me gustan las ciudades. Ni los humanos. –Los ojos de la mujer se relajaron en una expresión de comprensión.

-No te preocupez. Yo eztaré contigo. Azí todo te zerá máz fácil. –De alguna manera, Shinji Lobo del Templo supo que la mujer tenía razón.

Tags: Manada_Luna_Fría

Compartir en:
Comentarios
 


Advertencia: Todas las opiniones emitidas en este blog son hechas a título personal por cada uno de los autores originales de los artículos, así mismo, el contenido de cada artículo refleja únicamente las ideas y opiniones del autor original de la misma. Este blog no se hace responsable de los comentarios emitidos por sus visitantes y se reserva la potestad de moderarlos según sea necesario.