Lunes, 17 de agosto de 2009
Por Byjana @ 0:46  | Relatos
Comentarios (0)  | Enviar

Mi ojo empieza a cerrarse sobre las tierras del hielo eterno. Hoy ha sido un día largo, una noche triste. Uno de la manada se pierde, otro se gana. Esta es la vida de los garou. Lagrimas en algunos, recelo en otros, pero la mujer de Gaya ha intentado ayudaros. Vuestra búsqueda os llevará hacia la mujer malvada. Sois los únicos que podéis pararla. Vosotros y él, que os mando en estos tiempos difíciles. Único entre extraños, perdido entre sus iguales, una alma de intenso poder. Pronto le conoceréis, pronto seréis uno con él.

Me acerco a ti, cómo otras noches, mi querido Monoquebaila, y te hablo en sueños de nuevo. Escúchame y recuerda, así sabrás lo que ella pretende, sabrás lo que quiere y a lo que vais a enfrentaros, lo que debéis detener. Acuérdate de la aldea que te mostré. Acuérdate que estuviste a punto de matar a tu hermano. Eso sucedió hace tiempo y volverá a pasar. ¿Quién te ordena tal atrocidad? Mírale el rostro y recuerda. ¿La ves? Es ella, y en tu sueño, para que no lo olvides, también lleva sus eternas gafas de sol. Aunque su cuerpo no es humano, es crinos. ¿Lo entiendes? Ya sabes lo que pretende. Ahora búscala. Termina con ella.

El hombretón que oculta mi luz se remueve en sueños ¿Qué hace? Fenris le da otra oportunidad. El río, la cascada… y los pedazos de sus compañeros de manada flotando en el río. Él sale del cauce y busca al culpable. Lanza su desafió al viento y nadie aparece, pero Fenris le observa, interesado. Parece que está comprendiendo. No ve al culpable y vuelve a las aguas. Avanza y el gran Lobo le da la espalda. Escucha al sabio, cachorro, quiere que aprendas.

¿Y el cachorro albino? Ha sentido la tristeza por haber fallado en su misión y a Gaya. Ha sentido sus propias garras clavarse en su pecho. Ha notado los últimos latidos de su corazón. Ha vivido su propia muerte. Su alma se eleva y siente el calor de la Diosa. Unas palabras hermosas resuenan sobre el mundo y su alma las escucha.

-Mi querido hijo, no me has fallado. Lástima que no lo puedas ver. Las tribus se han unido bajo una misma bandera. Miembros de todas ellas, sin excepción, se encuentran fuera de estos muros para presentar batalla, para salvarte. No llegarán a tiempo, pero terminarán la misión que te encomendé. Unir a todos mis hijos. Lo cumpliste, nunca me has fallado. Lamento que hayas tenido que pasar por esto, pero te compensaré, porque tal cómo viniste volverás, para vivir los largos años que te han sido arrebatados. Para unir a las tribus de nuevo, para vencer junto a ellas a mi gran enemigo. Descansa ahora en mi seno, querido hijo, hasta que llegue el día en que regreses de nuevo entre tu pueblo.

Poco a poco vas descubriendo lo que hay en tu interior, lo que se va a esperar de ti. Por eso estás entre ellos, necesitarán de ti, como tú de ellos.

Ahora despierta, junto a tus hermanos de manada. Hoy es el primer día del resto de vuestras vidas.


Tags: Manada_Luna_Fría

Compartir en:
Comentarios
 


Advertencia: Todas las opiniones emitidas en este blog son hechas a título personal por cada uno de los autores originales de los artículos, así mismo, el contenido de cada artículo refleja únicamente las ideas y opiniones del autor original de la misma. Este blog no se hace responsable de los comentarios emitidos por sus visitantes y se reserva la potestad de moderarlos según sea necesario.