Mi?rcoles, 29 de julio de 2009
Por Adriamichi @ 16:12  | M?sica
Comentarios (0)  | Enviar
Seguramente todos conoceréis a Peret, la cara de la rumba catalana. Se hizo famoso (si no lo era ya) en la clausura de las olimpiadas de Barcelona '92 con su canción "Barcelona es poderosa" y... y... ¿tiene alguna otra canción? Si, pero en ningún momento he dicho que sea diferente!

Nos remontamos a 1986, Peret estaba convencido que Dios era lo mejor, así que que le creó una canción "Cristo tiene poder", pero esto me suena...



Poco a poco se fue yendo su pasión por cristo (o le pilló una secta que le sacó los cuartos, según la versión popular) y para la clausura de Barcelona '92 le pidieron una canción que conmemore, que hiciera bajar a los atletas del escenario (¿por que nadie a puesto un vídeo de Dark Vather y la voz de Constantino Romero con "atletas bajen del escenario"?) y a Peret que se le debió tirar el tiempo encima o le entró la vagancia extrema y decidió hacer cuatro cambios a la canción de "Cristo Barcelona tiene poder"



Durante mucho tiempo no sé supo mucho de él, pero en 2008 los publicistas de Cillit Bang tienen una idea:
- ¿por que no usamos una canción de Peret?
- No sé, ¿creéis que estará dispuesto a cambiar la letra de una de sus canciones así por las buenas?
- Tampoco sería la primera vez.
- Es verdad

Y Peret volvió a usar el tipex en la letra de su canción.




¿Qué hemos aprendido hoy?
Muy fácil, por una simple analogía sabemos que Cillit Bang es Dios y que vive en Barcelona, eso si, no intentes introducir a "Dios" en tu interior, a menos que te quieras suicidar.

Tags: peret, cristo, barcelona, cillit bang, poder

Compartir en:
Comentarios
 


Advertencia: Todas las opiniones emitidas en este blog son hechas a título personal por cada uno de los autores originales de los artículos, así mismo, el contenido de cada artículo refleja únicamente las ideas y opiniones del autor original de la misma. Este blog no se hace responsable de los comentarios emitidos por sus visitantes y se reserva la potestad de moderarlos según sea necesario.