Viernes, 24 de julio de 2009
5

A veces se acierta, a veces se mete la pata, y esta es una de las grandes meteduras de pata de Miyamoto de todos los tiempos; tanto, que ni siquiera en el nuevo E3 se ha vuelto a mencionar de nuevo el título en cuestión. Y es que Wiimusic no es ni un compositor ni un reproductor...

Suficiente...


Hay veces en que Miyamoto se luce, realmente. Y hay veces que el creativo de Nintendo mete la pata hasta el fondo. Y no hay que ser muy lince para comprobar que WiiMusic, su último invento, y en el que la compañía de Kyoto tenía muchas esperanzas en navidad ha acabado siendo un fracaso tanto en ventas -Reggie decía que se vendería a largo plazo, pero ya ha sido descatalogado en la mayoría de tiendas- como en crítica -la mayoría le ha puesto notas menores de 6. Iwata al principio comentó que quizás la gente no entendió el concepto del juego, pero más tarde añadió que definitivamente, era muy posible que Wiimusic no era el título que mucha gente esperaba... Y andaba con razón.

El juego procede de la demo técnica que se utilizó en el E3 2006 para mostrar los controles de Wii, y como respuesta a la solicitud de muchísimos usuarios de sacarlo para comprar. Admito que, de haber salido junto con la consola, posiblemente habría tenido opciones de ser un bombazo, pero tras dos años, con éxitos y sorpresas como Mario Galaxy o Wii-fit, encontrarse con este juego de apenas 250MB de peso en un DVD de 4,7 GB es cuanto menos una decepción.

Para comenzar, Wiimusic no permite crear música. Esa es la mentira y el error principal del anuncio de televisión; Wiimusic nos permite tocar diferentes instrumentos y, a partir de una partitura ya creada previamente, tocar alguna de las 52+ melodías que vienen grabadas en el disco. La idea original es esa, y de ahí, no sale ni de broma, por lo que aquellos que esperaban crear sus propias producciones que bajen de las nubes.

Y con esa concepción, se explica todo. El juego dispone de varios modos a partir del cual podemos imitar muchísimos instrumentos:  un modo libre, en el que elegiremos la melodía a tocar, los instrumentos que queremos que se compongan, cual de ellos manejaremos nosotros, y el escenario donde se realizará. Este modo es el más elástico como quien dice, puesto que podemos seguir la partitura, bien nos la podemos pasar por el forro y tocar como nos de la gana.

La variedad de instrumentos que disponemos para tocar es enorme, y las opciones de lo que se compondrá la banda, innumerables. Cabe decir que en un principio, a pesar de la cantidad, el mando solo tendrá tres o cuatro posiciones para tocar, a saber entre el modo piano, el modo flauta, el modo violín, o el modo guitarra. Dependiendo de como movamos el mando, y de los botones que toquemos, los sonidos que emitirá el instrumento elegido cambiarán, pero eso no lo indicará la consola, si no que deberemos descubrirlo por nosotros mismos, dando cierto margen de improvisación.

Otro de los handicaps que descubrimos ya mismo en este modo es la calidad de sonido. Los que tengan la Wii conectada a un dispositivo Dolby pueden empezar a ponerse tapones en los oídos, porque lo mucho que van a oir son, posiblemente, las peores partituras midi jamás compuestas. Es increíble que a estas alturas, en inicios del siglo XXI, y después de haber creado una banda sonora alucinante con Mario Galaxy, nos encontremos con semejante barbaridad. Incluso siendo Midi, podrían haber elegido instrumentales de calidad excepcional, y no los que vienen incluidos con el disco, que chirrían mala cosa.

WiiMusic viene con otros modos que tampoco van a sorprendernos demasiado: Podemos imitar a un director de orquesta, en el que debemos agitar l mando de wii para marcar el ritmo adecuado de la canción que hayamos elegido y, dependiendo de si lo hemos hecho bien o mal, nos dará una puntuación determinada; tocar canciones mediante campanas, y una serie de minijuegos basados en preguntas para poner a prueba nuestro sentido auditivo -posiblemente, lo único que tiene de reto de este juego. De hecho, ahí viene otro de los fallos del juego: ¿Que reto tiene? Es decir, el disco no experimenta dificultad alguna para el jugador, hasta el punto que todo se limita a "agita el mando de cualquier manera", ya que Miyamoto decidió que, lo hicieras como lo hicieras, el juego siempre te valoraría de forma excelente. Todo se resume en un pasatiempo de media hora para hacer pasar el rato, provocarte dolor de cabeza, experimentar a ver como destrozas algunas de las canciones míticas de Nintendo, y dejarlo muerto de asco.

Gráficamente no podemos decir que sea un alarde de tecnología punta. El juego utiliza el motor de WiiSports y Wii-fit, y todo se limita a mostrarnos los diferentes miis que disponemos en la consola memorizados, o a generar algunos de forma aleatoria. Lo cierto es que si bien no es el punto más importante por su concepción e idea, se habría agradecido que al menos los escenarios hubieran sido más detallados, concisos, grandes, y con algunos efectos de luz que hubieran añadido algo de variedad.

Todo el juego en sí transmite una sensación de desasosiego y de pocas ganas de producir. De hecho, parece que se haya hecho deprisa y corriendo, o sin un objetivo en mente. Es posible incluso que Nintendo lo promocionara de una forma completamente errónea y la gente no haya entendido la idea de Miyamoto. Sea como sea, y aun así, eso no justifica la barbaridad que se ha hecho con un título del que se podría haber extraído un potencial enorme. Ya solo con la opción de componer tus propias melodías -algo que estaba incluso en el Mario Paint de Snes- le habría hecho ganar puntos, por no decir el haber aumentado la dificultad para que el jugador se esforzara en tocar las melodías predeterminadas que vienen incluidas o haber puesto sintonías midi de mayor calidad. Wiimusic es, desgraciadamente, nada de eso, y se limita a una demo técnica que tendría que haber salido ya hace dos años y que posiblemente se quedará como "Uno de esos inventos de Nintendo que nunca tuvieron el éxito esperado y se encuentran en el Baúl del olvido" junto con la Virtual Boy y otros muchos.



Wiimusic
Control Es tan perfecto... Que podríamos tirarnos el día agitando el mando y la consola nos diría "¡Es genial!" Es todo un timo y poco alarde de imaginación.
Argumento ---
Graficos Volvemos a encontrarnos una vez más con el motor de WiiSports. La verdad es que ya empieza a cantar lo suyo... ¿no?
Sonido ¿Midi? Ni eso. Un canal Estereo de 128 posibilidades y da gracias. La verdad es que siendo Nintendo, podrían haberselo currado un poco más.
Opciones Muy pocas, y se echan en falta otras tantas. Incluso Super Nintendo tenía un editor de canciones. ¿Que cuernos ha pasado con la cantidad de ideas que tenía la empresa?
Nota 5 de Nota

Compartir en:
Comentarios
Lunes, 27 de julio de 2009 | 14:37
De hecho, no s? por qu? tiene tanto auge lo del director de orquesta del wii music... en el wario ware smooth moves ya se pod?a dirigir la m?sica con el mando ._.
 


Advertencia: Todas las opiniones emitidas en este blog son hechas a título personal por cada uno de los autores originales de los artículos, así mismo, el contenido de cada artículo refleja únicamente las ideas y opiniones del autor original de la misma. Este blog no se hace responsable de los comentarios emitidos por sus visitantes y se reserva la potestad de moderarlos según sea necesario.