Jueves, 23 de julio de 2009
7.5

El juego de caminantes de planos Magic:The Gathering pasa del plano del pc a la consola Xbox 360 con susmismas virtudes y sus mismos defectos. Si no fuera por todas suslimitaciones y una IA muy extraña, el juego ganaría muchos puntos,pero...

Muy bueno



… Desgraciadamente, no ha sido así. No por experiencia personal, Magic The Gathering nunca me había llamado la atención, básicamente porque los juegos de cartas siempre me habían resultado complejos y el hecho de no saber que te va a hacer el contrincante me ponía de los nervios -algo parecido a pelear con clientes de Movistar, que nunca sabes con que parida te van a soltar– pero debo admitir que el juego que salió para Arcade fue toda una sorpresa para mí - o mas bien, me llamó la atención. Aun difícil, Magic The Gathering: Duels of the Planeswalkers mostraba un sistema de estrategia que era fácil de seguir por todos los pasos ordenados que habían, pero con el paso del tiempo los defectos del juego han ido saliendo a luz.

Los que no conozcan aun el juego decartas de Wizard of the Coast deberían empezar a salir de su letargo, que ya es verano. Se trata posiblemente del mercado de hobby con más movimiento de la historia, que contiene torneos, artes, y sobretodo, una legión de seguidores alrededor de todo el mundo en sus más de trece años. Tras tanto tiempo, la compañía decidió programar un juego que trasladara el universo de los Caminantes de Planos y cía a las computadoras, pero desgraciadamente, todo se ha quedado a medias.No es su primera incursión en el mundo de las consolas (Ya han habido cuatro intentos antes) pero en esta ocasión no han conseguido trasladar la esencia.

Magic: The Gathering es un juego de cartas estratégico basados en mazos de distintos colores -en concreto cinco- y inspirados en un universo de Caminadores de Planos; nosotros seremos uno de ellos, e invocaremos criaturas de otros planos para enfrentarnos contra otro. Esto, tan simple, ha dado lugara todo un montón de libros, argumentos, y un sinfín de leyendas y mitos alrededor de todo este marketing.

En circunstancias normales, estos mazos de distintos colores pueden ser mezclados y obtener uno propio con el que jugar; a partir de aquí, todo es cuestión de azar y de tener una estrategia clara para saber derrotar al contrincante. Las cartas, que se pueden adquirir en cualquier establecimiento, pueden ser fuertes o débiles, pero siempre tenemos la opción de ir mejorando nuestro mazo. Con esto, experiencia, y algo de mano, cogerle el truco a Magic es fácil.

Bajo una apariencia sencilla, el juego se presenta de forma limpia y con una pantalla bien ordenada y clara que nos ayuda a entender en todo momento que estamos haciendo o que debemos hacer. Arriba, una barra clara indica los pasos que vamos haciendo para no perdernos en todo momento (Principal – Ataque – Daño – Bloquear – Principal), todo un detalle para los novatos que no saben bien bien las reglas de Magic. Debajo, disponemos de nuestra mano, delante, las cartas quehemos sacado, debajo de estas, las tierras, y a la derecha, el mazo completo y el cementerio. Las cartas se giran automáticamente, así que no nos podemos equivocar en nuestra toma de decisiones a la hora de contar cuantas tierras necesitamos para sacar ciertas cartas. Además, la propia IA se encarga de señalarnos los momentos idóneos para pelear.

Las opciones que nos plantea el juego son bastante buenas y variadas. Tenemos una opción para Campaña (enfrentarse contra 16 contrincantes manejados por la IA); un modo desafío (Nos plantea posibles situaciones que debemos resolver), un desafío personalizado, una campaña cooperativa, y un duelo personalizado cooperativo. Además de esto, tenemos un tutorial. En opciones online tampoco anda corto: Podemos solicitar un tutelaje para que una persona real nos enseñe, o nosotros mismos enseñar a otros; un panel con los records mundiales, y las típicas de sonido, imagen, y animaciones.

Como opciones jugables, no están mal, pero sin duda alguna una la m´as interesante se encuentra en el modo cooperativo, diseñado de una forma complétamente magistral y que nos va a sorprender nada más conocerlo: Si nos apetece llevarnos nuestros mazos desbloqueados a casa de un amigo, basta con dos cosas: Que la consola de nuestro compañero est´e conectada a internet, y nuestro perfil básico de Xbox Live. Con esto, el juego se encarga de acceder a los marcadores que residen en los servidores para adquirir la información necesária de todo lo que disponíamos en nuestra casa. Esto aporta ventajas e inconvenientes: Por una parte, no tenemos que ir cargados con el juego arriba y abajo ni ir haciendo inventos con la partida guardada, pero si no tenemos nuestra consola a Xbox Live nos será imposible llevarnos nuestros mazos a casa de un compañero porque no podrá cargarlos.

Además, la abundancia no es la misma en cantidad que en calidad. Si somos unos novatos en el juego y no conocemos los mundos de Magic, es recomendable pedirle a un amigo que nos lo explique, o mejor dicho, optar por la opción tutelaje. Elmodo tutorial es, desgraciadamente, un completo desastre que más que enseñar, des-enseña y lo explica todo mal, al revés, y a rastras. Desde el principio mismo no solo no deja de interrumpir todas las acciones que se van realizando entre tu y la IA mediante carteles que ocupan una mano entera en la pantalla y texto de 32 puntos, si no que apenas da explicación íntegra sobre el juego en sí; simplemente, da sentido a cada una de las acciones que te obliga a hacer e ignora darte el porqué de las cosas. Endefinitiva, se centra demasiado en la estratégia que en los elementos que conforman el juego. Más que un tutorial, es un“Aprenda a Jugar a Magic en tan solo 30 minutos” de un modo confuso, como si se hubiera renegado absolutamente de hacer varias partes del mismo para aclarar al jugador, que saldrá más confundido de lo que ya estaba, aparentando ser más complicado y todo de lo que resulta ser.

El modo campaña es la base de todo el juego. Mediante esta opción, los jugadores deberán enfrentarse contra dieciséis Caminantes de Planos controlados por la IA como si de otros jugadores se tratasen. Ya hemos relatado anteriormente como es la interfaz gráfica, limpia; las opciones que se plantean durante el mismo también ayudan, como poder ampliar las cartas hasta ocupar la pantalla completa y leer su texto, u obtener información extra. Si activamos la ayuda, algunas de nuestras acciones o las del oponente repercutirán en textos blancos que nos recordarán algunas de las estrategias y reglas más básicas de Magic. Se puede decir que a la larga, uno aprende antes en el juego a lo bruto que con el tutorial mismo.

Gráficamente presenta unas animaciones sencillas y explicativas, sin llegar a niveles como Yu-Gi-Oh o parecidos. En ese aspecto, es un poco pobre, pero para el juego cumple con creces el cometido por el cual se han diseñado todas y cada una de ellas. La interfaz en HTML y mezcla de vectores ayuda a que los textos de las cartas sean claros y leíbles, y siempre tendremos a manos las opciones que presenta pulsar cada unode los botones. Además, podremos cambiar incluso el tipo de vista,si queremos retirar/apagar todos los efectos especiales, y otras muchas características si nos apetece un juego ligero y poco cargado visualmente

No vamos a disponer de todos los mazos desde el principio, ni tampoco vamos a poder adquirir cartas en un mismo momento. De hecho, solo senos ofrecerán dos mazos ya montados con los que tendremos que espabilarnos para luchar contra la IA; cada vez que derrotemos a unode ellos, se nos dará una carta nueva u otro tipo de mazo ya montadoque no podremos mezclar entre ellos, aumentando la rejugabilidad. Hay un total de 17 cartas desbloqueablespor cada mazo de que dispongamos, y podemos elegir el tipo antes deempezar a jugar.

Este sistema presenta bastantes limitaciones para los más experimentados, porque no da opciones de personalización. De hecho, aunque desbloqueamos mas cartas, se habría agradecido que fuera un sistema de compra virtual a través de una adquisición de puntos por ganar para poder montar nuestro mazo personalizado, y no tal y como está puesto, obligándonos a jugar como los programadores tenían planeado. A la larga se convierte en un cuello de botella.

El otro problema que nos platea el juego es, posiblemente, el peor de todos: La IA misma, que se encuentra en un nivel apoteósico, incluso para expertos. La dificultad del juego se plantea como extrema desde un buen principio, con mazos y cartas que superan la estrategia de las nuestras con muchísima facilidad, y hace falta un buen golpe de suerte y cruzar los dedos para vencer a la mayoría de nuestros oponentes. Si bien a medida que se avanza se desbloquean cartas y mazos, la IA sigue siendo igual de bruta, como si se inventara prácticamente el material a medida que la partida avanza.

La combinación de no poder crear nuestros propios mazos junto con el hecho de que la dificultad se encuentra por encima de los 9,000 crea una experiencia jugable bastante atragantable para la gran mayoría. De hecho, es posible que el primer contrincante que se nos presenta sea el peor detodos, y aun así, la carrera que nos espera es horrible. Acabarse el juego entero puede llegar a ser apoteósico, y sacar todas las cartas, toda una odisea. En definitiva, es una IA muy bien programada, a la cual les ha fallado la opción de errar como todo ser humano en sus opciones, creando partidas perfectas casi imposibles de superar.

En términos sonoros la situación no mejora mucho. El juego consta de tan solo tres melodías: La del menú, y la de las batallas, obligándonos o bien a soportarlas, o bien a cambiarla por otra que nosotros dispongamos, o bien retirándola. Los efectos de sonido cumplen sinmás, aunque se habría agradecido alguna voz que hubiera animado la situación o que hubiera dotado de personalidad a los caminantes de planos. Desgraciadamente, tanto en una vertiente como en el otro se quedan cortos, como si no les hubiera dado tiempo a más.

Magic: Duels ofthe Planeswalkers se presenta como un juego a medias, un intento deplasmar la esencia de Magic pero con miedo a equivocarse. La poca personalización de las barajas de cartas, una IA despiadada puede echar atrás a muchos, y una conexión a internet limitada en muchos aspectos haceque la experiencia del juego se haya trasladado de forma pobre en pantalla. Esperemos que en la siguiente entrega del juego se mejoren y refuercen todos esos aspectos, porque en este se ha perdido bastante lo que es una buena partida de Magic con cartas de verdad.



Magic: Duels of the Planeswalkers
Control Sencillo, básico, y bien pensado. La adaptación es correcta de PC a 360, aunque a veces el círculo señalizador de cartas se vuelve majara. En ocasiones querremos tener un botón de "Reiniciar la partida"
Argumento ---
Graficos Decentes, con animaciones simples y nada de Yu-Gi-Oh. Es Magic, y por ello, ya cumple; a veces se laguea cuando hay demasiadas cartas en juego o cuando resultan haber muchas animaciones a la vez.
Sonido Se echan en falta más pistas de canciones porque solo hay 3 en total que se van repitiendo una y otra vez. En ocasiones, por error, la consola las intercala.
Opciones Muchas, pero en todas ellas siempre hay algo que las deja a medio camino. Deberían haber permitido guardar tu mazo en un archivo a parte en vez de bajarlo de internet.
Nota 7 de Nota

Compartir en:
Comentarios
 


Advertencia: Todas las opiniones emitidas en este blog son hechas a título personal por cada uno de los autores originales de los artículos, así mismo, el contenido de cada artículo refleja únicamente las ideas y opiniones del autor original de la misma. Este blog no se hace responsable de los comentarios emitidos por sus visitantes y se reserva la potestad de moderarlos según sea necesario.