Lunes, 08 de junio de 2009
Por Byjana @ 0:17  | Relatos
Comentarios (0)  | Enviar

Habían salido al sucio y ruinoso patio interior del edificio. Las esquinas estaban llenas de basura, maderas podridas y piezas de metal en avanzado estado de corrosión. En el medio del patio, unas baldosas señalaban un círculo del tamaño de un paraguas abierto. Sobre ellas los gitanos pusieron un espejo del mismo tamaño, ennegrecido y sucio, y bastante rallado. Era el eje del túmulo, su centro neurálgico. Desde allí abrirían un puente lunar a Noruega.

-Mejor que les llames ahora. Difícilmente tendrás cobertura donde vamos. –Le dijo la mulata. Le había dado las indicaciones precisas de cómo llegar por el mundo físico. Se lo diría a los chicos por teléfono para que se reunieran con ellos en el túmulo de Konietzo.

Llamó a Natasha. Su voz agresiva sonó al otro lado de la línea. Le contó con cuatro palabras lo que habían descubierto y lo que pretendían hacer. Le dio las indicaciones. Ella le dijo que le quedaban un par de gestiones por hacer. Le aseguró que Drackk se pondría en camino rápidamente, que cogería su avión privado. Ella llegaría un poco después. Aunque no se lo esperaba de parte de Natasha, ésta le dijo que no se preocupara, con palabras amables, que todo saldría bien. Se despidieron. Colgó el teléfono con un suspiro. No había tenido el valor de pedirle que se pusiese Drackk. Bueno, no tardaría en verle de nuevo. Era extraño lo que ella sentía por él. Se coordinaban a la perfección. También era un ahroun, un guerrero. Quizá era por eso que ella sentía mayor afinidad por él que por algún otro de la manada. Era un hombre, normalmente eso bastaba para que Artemisa desconfiara. Pero Drackk era distinto. No se había metido con su defecto al hablar, había estado allí cuando ella lo necesitó, hasta había sido amable con ella. Él era distinto. Necesitaba creer que era así.

Lanegra se había sentado en el suelo, apoyada contra la pared. A unos metros de ella, Ramón, el alfa Roehuesos, estaba de pié, con los brazos en jarras, observando los preparativos para la apertura del puente. Tres gitanos, delgados y con pinta de garrulos, enseñaban a Demothy, Gabriel y Rastalf las curiosas palabras que debían recitar para el ritual. Pachiego charlaba alegremente con otro gitano, y ambos daban buena cuenta de una jarra de vino. Fue a sentarse junto a la mujer.

-¿Cómo fue? Lo… del juicio. ¿También eztabaz nervioza?–Le preguntó.

-Más que eso. Yo lo perdí todo ese día. Mi manada, mi reputación, mi hijo,…

-¿Ez verdad que engendrazte un hijo de otro garou?

-Sí, pero yo no lo sabía. Yo también soy hija de la Luna Fría. Cambié a los diecinueve años, pero cuando nací por segunda vez ya estaba embarazada de mi hijo. Sobreviví al parto y llevé al pequeño a Grecia, a las hermanas Furias Negras, para que lo cuidaran. Cuando se supo, años después, reclamaron el precio de mi sangre. Konietzo vio que cuando yo me quedé embarazada, era considerada parentela. Pero la marca del metis de mi hijo era demasiado evidente. Konietzo hizo lo más justo en mi caso, y por eso le estoy agradecida. Y confío en él, en su buen criterio.

-Pero no te apetece verle de nuevo, ¿verdad?

-No me apetece en absoluto. –Dijo Lanegra, pero luego sonrió.- Ya le conocerás.

Demothy se acercó a las chicas. Una estela de luz salía como un foco desde el mancillado espejo hasta la pared de enfrente, a la altura de lo que sería el primer piso.

-Ya se ha abierto el puente. ¿Nos vamos? –Les dijo.

Las dos mujeres se levantaron y se sacudieron la porquería adherida a sus pantalones. Lanegra de despidió, uno por uno, de los Roehuesos. Cuando llegó a Ramón, se abrazaron.

-Siempre estas ahí para salvarme el culo, gitano. Gracias. –Le dijo ella.

-Prométeme que vá a casatte conmigo argún día y quedamo empace. –Le dijo, divertido. Estalló una risotada general de los Roehuesos. Lanegra, sonriendo, se despidió de él y los demás con la mano. Entró con Gabriel y Pachiego en el Puente Lunar y desapareció a sus ojos.

-Paya, -Le dijo Ramón, antes que ella también cruzara siguiendo a Demothy.- cuídamela bieng, ¿eh? –Artemisa afirmó con la frente y también cruzó el umbral.

Cuando llegó al otro lado, la sensación le pareció la misma que cuando entraron en la Umbra a través de su retrovisor. Habían ligeros cambios, pero. El suelo parecía distinguirse del resto. Era más compacto, llegaba a notar la presión de algo sólido debajo de sus pies. Podía advertir los límites de la anchura del camino, y parecía suspendido sobre un espacio infinito que se extendía en todas direcciones. Nubes azuladas fluctuaban por ese vacío. No veía el final. No había horizonte, no había arriba y abajo, su referencia era el puente de cristal sobre el que andaban.

-Oye, tía, -Escuchó que Rastalf le preguntaba a Lanegra.- ¿tendremos pa rato?

-Bueno, será más rápido que ir a pié por el mundo físico, pero nos llevará unas horitas. –Le contestó la mulata.

-No nos hemos traído comida ni ná… Y me apetece un café cargaico. -Dijo, pensativo. A Artemisa le pareció extraño, habría llegado a hacerse la idea que mientras el de las rastas tuviese un porro en la mano ya no necesitaba nada más.

-La hospitalidad de los Colmillos Plateados el legendaria, Rasti, y supongo que un poco de café tendrán, cuando lleguemos.

-¡Ah, vale! ¡Mola! –Dijo el otro en un suspiro.- Pensaba que esa gente sólo comía carne cruda y eso. Oye, ¿Qué llevas en esa bolsa?

-¿Esto? –Dijo la morena, abriendo su pequeño saquillo.- Es todo el equipaje que necesito. Un pequeño recuerdo de unos garou muy especiales. –Y sacó de dentro una vieja y gastada piedra de afilar.


Tags: Manada_Luna_Fría

Compartir en:
Comentarios
 


Advertencia: Todas las opiniones emitidas en este blog son hechas a título personal por cada uno de los autores originales de los artículos, así mismo, el contenido de cada artículo refleja únicamente las ideas y opiniones del autor original de la misma. Este blog no se hace responsable de los comentarios emitidos por sus visitantes y se reserva la potestad de moderarlos según sea necesario.