Lunes, 08 de diciembre de 2008

3
Llegó al E3 siendo la mejor apuesta de Microsoft para el género casual y llamado el "Killer app" de Singstar, creado por iNis, expertos en este tema. Promesas incumplidas, canciones casposas, y un estado lamentable del juego han dejado las expectativas del mismo por los suelos. Una situación desastrosa que no se explica. Veamos porqué.

Malo

Llegamos a la Game, Lizar coge ávidamente una de las copias de alquiler del juego de Xbox 360 Lips, y de paso, el Sonic Unleashed. Sonreímos al ver que tenemos dos supuestos “epic win” en las manos y pagamos los 6€ pertinentes para devolver el lunes con mucho gusto. La dependienta, muy maja, nos comenta que seremos los primeros en probarlo, y que por favor limpiemos antes de usar los micrófonos que nos ha prestado (Inalámbricos) para no contraer según que enfermedades. Svart, que viwene con nosotros, hace el cachondeo: La ruleta de las enfermedades.

Salimos contentos de haberlo conseguido. Tenemos el nuevo juego de los creadores de Ouendan y Elite Beat Agents, lo que suma muchos puntos a su favor. Lips es un juego party karaoke al estilo sing-star, pero con algunas diferencias como micrófonos inalámbricos que brillan, sensibles al movimiento, y reconocen las palabras que dices. No obstante su característica estrella es que puedes poner tus canciones y son reconocidas para que las puedas cantar. Ya pensamos en algunas de la OST de Sonic... Entre ellas, la de Live and Learn. Va a ser una fiesta enorme en casa.

Llegamos a Barberá, vamos a su hogar, y nos ponemos el Sonic Unleashed mientras comemos para ver que tal és. Premio, yo le pondría un 7, 7'5 a muy estirar, título recomendable (Excepto su versión wii que ha sido recortada en un 50% pero que si no dispones de 360 tampoco es moco de pavo ) donde los haya y mejor que el Sonic Next-Gen de la 360. Acabamos de comer, y lo extraemos de la videoconsola para poner finalmente el Lips, sincronizando micrófonos, leyendo manual, y mirando la lista de canciones.

Tras la pantalla de inicio, nos vamos principalmente al menú inicial, bastante colorido, y sobretodo, mucho más ordenado que el Singstar. Tienes el menú de canciones, tus propias canciones, la discoteca, el modo libre, y las opciones, así que se nota que efectivamente está hecho para los que nunca han jugado a una videoconsola y es su primera vez. Tras trastear un poco, nos vamos al listado final, y empezamos a buscar alguna que nos guste. Tenemos esperanzas de encontrar alguna, pero...

Aquí es donde Lizar y yo sufrimos la primera bofetada, puesto que efectivamente la mitad no nos suena para nada. De hecho, no solo la mitad, si no prácticamente toda la lista. Revisando a fondo, descubrimos que él podría cantar “No te olvides de ella” o “Take on me” mientras que yo tendría acceso a esas dos y la de “Roxette”. Son 3 de las 40 canciones disponibles, muchas modernas, de entre los años 2005-2007, y prácticamente sacadas todas de los 40 principales. De hecho, las más conocidas en inglés fueron sacadas para ser substituidas por otras en castellano que no pintan para nada y que, como no seas asiduo a Operación Triunfo y similares, poco vas a escuchar. -1 punto.

Lo intentamos con Ahá, dejándonos la voz en ello. Durante la canción, se nos va a exigir bastante: Se nos pedirá ciertos movimientos con el micro (Poses) y además el reconocimiento de voz hará que sea distinto estar haciendo “dadada” que cantar “In a place of two”. Se supone que teóricamente empieza en modo “fácil” y a medida que vas consiguiendo puntuación, llega a “difícil”, pero la realidad es bien otra. O eres un experto cantando, o vas a sudarlo de lo lindo. Además, moverse mientras cantas no es sin duda algo que realmente sea muy recomendable, puesto que si estamos cantano con el micrófono en dirección al suelo, alzar la cabeza para inclinarlo hacia el techo, bueno, lo mismo nos hacemos un poco de daño y todo. El caso es que es bastante complicado hacerlo. -1 punto.

La forma de mostrar las canciones es, entre otros motivos, el principal aliciente de que cantar sea tan complicado. La partitura se nos mostrará abajo, y la letra, enmedio mismo de la pantalla. Esto no sería un problema si no fuera que la letra es demasiado grande, que hay un espacio desperdiciado arriba y abajo, y que al estar pensado para dos jugadores, se reserva media pantalla para que cualquiera llegue, se una agitando su micro, y aparezca su partitura arriba. A falta de espacio, las frases son cortadas inexplicablemente y lo que podría escribirse como

"Listen to your heart
when he's calling for you."
se ha convertido, por virgen y espíritu santo, en un

"Listen to your heart
when he's calling
for you.
"

También es increíble como elude la mitad de coros de muchas de las canciones. Podemos estarnos hasta treinta segundos sin cantar por este motivo e incluso perder el ritmo en algunas ocasiones, y sí, podemos cantarlos aunque la videoconsola no lo cuente como tal, pero en canciones bastante complejas como las de Alejandro Sanz, unas milésimas de desincronización haciendo eso puede suponer llevar al traste bastantes líneas. En definitiva, un desastre en mayúsculas que complica estúpidamente el hecho simple de poder cantar una canción. Otro punto menos entre una cosa y la otra. Vamos finos.

Sorprendidos por el nivel que pide para ser del estilo que es, decidimos ir a opciones para cambiarlo, llevándonos otra gran decepción: No tiene modos de dificultad. No existe forma de graduarlo, así que lo que hay, es lo que tienes, y si has llegado al difícil, pasar al “fácil” es, literalmente, imposible, salvo que elimines la partida (Y te juegues que Microsoft te banee la videoconsola como se les crucen los cables). Otras opciones como cambiar la estética del menú, anular suavemente la voz, o desactivar las luces de los micrófonos están disponibles, pero prácticamente se los podrían haber ahorrado. -1 punto, ya solo le quedan 6.

Decepcionados, decidimos probar la razón por la que lo alquilamos realmente: Cantar nuestras propias canciones. Conectamos su Muvo y mi Shuffle, y rebuscamos entre las canciones, cogiendo la de “Endless possibilities” para probar. En ese instante, en cuanto le damos a la A, nuestra alma se cae al suelo. La videoconsola pasa a modo libre, en el que simplemente reproduce un fondo dinámico que se mueve con el ritmo de la canción a lo Windows Media Player, y nada más: No existe una línea basada en la voz del cantante, ni busca la sintonía, ni tan siquiera reconoce nuestra voz. Definitivamente, es “libre”, tan libre como cantar bajo la ducha en un ruidoso día de tormenta. Mientras Lizar canta apenado la dicha canción para matar el tiempo, rebusco en el manual y me encuentro que, efecitvamente, solo existe ese modo, al no ser que lleve lirycs metidas y sincronizadas, razón por la que entonces sí nos las mostrará en pantalla (Pero el resto seguirá igual). Es tal la decepción que sentimos que nos preguntamos como es posible que iNis haya cometido semejante aberración, como es posible que se le haya dado tanto bombo y platillo por parte de revistas oficiales y sobretodo, a donde ha ido todo el presupuesto del juego, desgraciadamente en publicitarlo y punto. Su función básica, la que más se decía a bombo y platillo, la de poder cantar Y PUNTUAR tus propias canciones, cae en saco roto y en un silencio absoluto. En ese momento, el contador descuenta hasta 3 puntos seguidos, quedándose en tan solo 3 de nota.

Es una lástima, pero es la verdad. Al final, Lizar y yo cogimos y volvimos a ponernos Sonic Unleashed. Ambos juegos fueron más tarde a mi casa, com el mismo efecto: Una sega triunfante, y una iNis que ni siquiera pasó de ser una mera curiosidad, demostrando que hasta Singstar tiene más personalidad y sobretodo, más gusto. Un listado de canciones penosa, una dificultad exagerada para el tipo de juego que es, y su función estrella, relegada a las típicas imágenes de cualquier reproductor musical. Inis nos ha decepcionado soberanamente, por lo que es un juego que ni de broma se merece los 60€ que habría que gastarse en él, salvo que queramos completar las canciones a través de la compra por bazar, algo que tampoco amortiza el producto. Una pena. Lo peor es que pensamos que quizá WiiMusic mejoraría la situación... Pero eso es otra historia... Ya os adelanto que le cae un 3 como una catedral también. Ateneos a las consecuencias.

Lips
Control (-)
Argumento (-)
Graficos Vídeos decentes, algunos les pesa la aAlta Definición y se ven fatal. La forma de poner los karaokes es poco coherente y se ve bastante mal. Además, la partitura está hecha con mala baba.
Sonido Música en 5.1, salvo canciones de hace muchos años que seguramente residirán en un básico estereo. La música del menú agota soberanamente.
Opciones Se echa en falta sin duda poder ajustar la dificultad del juego. ¿Donde está la opción estrella que tanto se habla? No existe, así de claro.
Nota 3 de Nota.

Compartir en:
Comentarios
Martes, 09 de diciembre de 2008 | 0:41
"creado por iNis"

Oh! no! Es la frase maldita!

En serio, yo no me esperava nada m?s. Programada en un tiempo muy corto (menos de un a?o?), disponible como sea para Navidad y creado con la intenci?n de "que la gente que no se compra una 'plei3' por cara se compre la 360 pq tambi?n esta el 's?nkestar', el 'pro' y el 'fainal'" no podia ser bueno, sobretodo cuando en el e3 sali? la cantante de "Mercy" y no di? ni una en su canci?n. Quiz?s lo arreglar?n todo (bastante) a base de parches o cuando salgo Lips 2.

"A falta de espacio, las frases son cortadas inexplicablemente"

Por lo menos est? toda la frase y no son las mini-letras de CAPCOM.

PD: OS fij?steis en la fecha de salida del Sonic? El mismo d?a que Dreamcast cumplia 10 a?os...
Por Desconocido
Martes, 09 de diciembre de 2008 | 12:40
Gracias por la review, pas?ndosela a un colega que si no corre el peligro de compr?rselo.

PD: Muy fino el detalle de la "linterna".
Por Rafa
Martes, 09 de diciembre de 2008 | 15:28
El de arriba soy yo.
 


Advertencia: Todas las opiniones emitidas en este blog son hechas a título personal por cada uno de los autores originales de los artículos, así mismo, el contenido de cada artículo refleja únicamente las ideas y opiniones del autor original de la misma. Este blog no se hace responsable de los comentarios emitidos por sus visitantes y se reserva la potestad de moderarlos según sea necesario.