Lunes, 17 de noviembre de 2008
Por Byjana @ 10:00  | Relatos
Comentarios (8)  | Enviar
Y Duende se marchó a la habitación, mientras el resto de nosotros solo pudimos quedarnos quietos, sentados, en silencio, hasta que DVD se atrevió a hablar y con una sola palabra fue capaz de resumir lo que todos sentíamos en aquel momento. Y aquella palabra, fue “Jo”.

Sep, aquel fue un día tristón, porque una partida que solo puede ser calificada como ÉPICA (si, en mayúsculas), llegó a su fin. Pero Duende, en su infinita creatividad nos guardaba una sorpresa, no, más bien un regalo, y este era que estaba escribiendo la historia. Una historia que como exhala tanta molosidad, la voy a compartir con vosotros, ¡ea! Peroooo, dejemos que la presente la propia autora, jijiji.

Cuando miro retrospectivamente y veo a los garou despertarse en casa de Phillip, me doy cuenta que no llegué a imaginar ni un momento la grandeza de la historia que iban a protagonizar. Narrar cual trovador no tiene mérito si la hazaña no es realmente grande… y ésta lo fue. Mi historia no les hace justicia, pero sirve como homenaje a los siete que empezaron, a los once que llegaron a ser. La manada de la Luna Fría… un ente con vida propia, un ser que se componía de un tipo un tanto excéntrico que hablaba con los espíritus y purificaba los ambientes de una manera poco convencional, Demothy, la cabeza pensante. Los puños eran dos seres curiosos también, un macho y una hembra. Una historia de amor imposible les unía, diferentes en todo, parecidos en su esencia. Drackk, el macarra, y Artemisa, la feminista. El corazón resultó ser el más humilde de los personajes, pero sin el cual nada hubiese sido lo mismo, cómo más tarde se demostró. Rastalf, con las rastas que le daban el nombre y su eterno porro en la mano, era el nexo de unión entre los dispares compañeros. Natasha… ¿Qué decir de ella? Si ella fuera un órgano de este gran organismo que era la manada, sería su bolsillo. Adinerada y egocéntrica, sacó a los compañeros de más de un apuro, pero no adelantemos acontecimientos. Gabriel, ciego de nacimiento, fue el compañero que más evolucionó durante la aventura. Sus ojos eran sus otros sentidos, y él a su vez era capaz de captar cosas que a los demás pasaban desapercibidas. Él era la voz. Y la sombra del grupo era Pachiego. Un ser complejo, pero completamente fiel a sí mismo y a las normas.
Increíble también la participación de alguien, totalmente distinto a lo preexistente, un lobo, tanto en naturaleza cómo en instinto. Shinji, la parte más exótica de la manada. La suerte la llevaba de la mano Will, un pirata informático que se unió a los chicos a mitad de la aventura. Y la participación más breve fue de Suiren y Ganeko, dos valiosos elementos que tuvimos la suerte de disfrutar, aunque sólo fuera algunos momentos.
Ellos son los verdaderos autores de esta crónica. Así cómo los jugadores que estaban tras ellos, capítulo a capítulo, durante casi cinco meses.
Hay algo de lo que estoy segura, y es que Gaya en verdad existe. Si no existiese, algo tan hermoso cómo lo que yo viví junto a los jugadores no podría haberse dado. Y se dio, y me siento honrada de haber participado en algo tan grande. Espero que leyendo esta historia, disfrutéis casi tanto como disfruto yo recordándola mientras escribo. Y pensad que el mérito no es mío, puesto que está basada… en hechos reales.




Mi gran Ojo se abre sobre la tierra en esta despejada noche de invierno. Derrama su densa y mágica luz sobre los hijos de los hombres y los lobos con un claro objetivo: encontrarlos a Ellos, a los seis. Ésta no es una noche cualquiera, es la noche en que Gaya aúlla a sus hijos perdidos y ellos responden, por primera vez, con sus gargantas de lobo. Esta noche, la noche de la Luna Fría, ocurrirá algo mágico, de hecho está a punto de suceder.

La primera llamada que escucho es un aullido triste y deformado. Es un sonido agudo pero muy poderoso. Una hembra, pienso, y entonces la veo. Furiosa, con lágrimas en los ojos, tocada por el poder del Cambio, trota salvaje entre los árboles. Su cabello oscuro brilla bajo la luz de mi Ojo. Su cuerpo transformado se recorta en oro y plata en el verde negruzco del vergel que recoge sus primeros pasos después de su segundo nacimiento. Es poderosa, es una guerrera de Gaya.

Tres aullidos más rompien el velo de la noche. Al unísono, implacables, los tres garou hermanados antes siquiera de conocerse. El destino les ha unido esta noche. Seres tan dispares como hermosos. Tres, uno de lejos, con los rasgos de los nativos americanos en el rostro, ojos almendrados y cabello oscuro, corre cegado de visiones y espíritus, la celosía que lo envuelve tiembla y se debilita a su paso, y los espíritus amables del otro lado lo observan embelesados. Está destinado a hacer cosas grandes. Otro, de corazón puro, preso de la sed de libertad, corre para saciarse en el corazón de Gaya. En su forma guerrera conserva los cabellos enredados que enmarcan su enjuto rostro humano, pero en nada más se parecen sus dos naturalezas. Sus músculos están cincelados con una precisión helénica y cubiertos por su pelaje, del color de la corteza de haya, que brilla impresionante bajo la luz que vierte mi Ojo esta noche. Otro, la segunda mujer, permite con deleite que la rabia circule por sus venas. Todavía no conoce todo su poder, pero lo desea, anhela el poder como el aire que respira. Elegante y sensual, aún en la destructiva forma de crinos, no es tan alta cómo sus compañeros, pero sin duda es muy fuerte. Una cascada de oro mecida al viento acaricia su nuevo cuerpo. Hermosa y ambiciosa, siente que el mundo ha sido creado para ella.

Mientras me deleito en la visión de estos tres cachorros, dos aullidos más son lanzados al viento. Son dos machos más.

El aullido más poderoso viene de un lobo colosal, terrible. Su corpulencia es increíble. Su cuerpo esta cubierto de unos frondosos rizos del color del acero candente. Sobre su frente, cual corona de un rey humilde, una chapela eterna de la que nunca se separa. La tierra tiembla bajo sus pies y la noche calla a su paso. Es fuerza en estado puro, pero en su interior late un corazón tierno. El último lobo, el sexto, su aullido hiere el aire como un navajazo en un callejón oscuro. Tan poderoso o más que sus hermanos, sueña con la ley del más fuerte. Campeón de campeones, con el corazón latiendo en su enorme pecho, ansia por canalizar la rabia que siente, a su paso deja un rastro de destrucción. Gaya sonríe, es su segundo guerrero. Ella tiene una importante misión para los seis cachorros.

Completamente desconcertada escucho un séptimo aullido. Mi gran Ojo celeste lo busca. ¿Un séptimo hijo de la Luna Fría? ¿Quién es? Ahí está. El poder que rezuma de él es el de un anciano, no el de un neonato. Su pelaje perlado refleja la luz de mi Ojo en mil matices distintos. Es una visión preciosa, lástima que sus ojos no podrán verla nunca. Lobezno, manchado por un pecado ajeno antes de nacer, cómo vino al mundo ha regresado. Él… entre ellos. Realmente los designios de la Diosa son inescrutables.

Parece que busque algo ¿Qué persigue, tan ansioso? Sigue los pasos del joven indio. Éste, al pasar, debilita la frontera entre los dos mundos y se filtran por ella historias de grandes héroes. El joven ciego las busca y las persigue, las desea. ¡Así que esa es la causa de que también él haya despertado!

Una nube negra cae sobre la luz de los nuevos cachorros. Mi gran Ojo no puede disolver la oscuridad y penetrar en su interior. ¿Qué ocurre? Los siete neonatos caen, uno tras otro, presos de esa negritud ¡Esto no debería estar pasando! El miedo hace presa de mí, los cachorros de la Luna Fría… ¡La última esperanza!

¿Qué va a ser de ellos, mi Diosa?, le pregunto, pero Ella no me responde.


Tags: Manada_Luna_Fría

Compartir en:
Comentarios
Por Sharra
Lunes, 17 de noviembre de 2008 | 12:40
Se que suena cursi y quiz?s algo tonto, pero estos fueron de los mejores momentos de la vida que recuerdo, de hecho esta partida nos uni? a todos...tanto...
Sigh (Pachiego forever)
Lunes, 17 de noviembre de 2008 | 13:59
Pues sonar? cursi (Aunque no en mi opini?n) pero creo que tienes raz?n. Fue genial y no me canso de leer esta historia.

Por cierto Duende, muy buena presentaci?n de los PJ's. Y obviamente, ya conoces mi opini?n sobre la hitoria, lo mejor que se ha escrito en a?os.
Por Rafa
Martes, 18 de noviembre de 2008 | 0:33
Muy bueno. Me quedo con la intriga de saber quien es el narrador...
Por Sharra
Martes, 18 de noviembre de 2008 | 9:29
El narrador Rafa es Gaia, la madre Tierra, la madre Primigenia.
Por Rafa
Martes, 18 de noviembre de 2008 | 11:48
Ok, gracias ^^
Por DuenD
Martes, 18 de noviembre de 2008 | 12:49
??WOOOOW!!... es una sensaci?n maravillosa ver en este blog la historia de la Luna Fr?a... Gracias Plebe por apostar por esta cr?nica... ?espero estar a la altura! ?Y gracias a los que hab?is dejado vuestros coments!

S?, Sharra tiene raz?n, el pr?logo lo narra uno de los aspectos m?s "terrenales" de la Diosa Gaya, Selene (la Luna). Aunque parezcan dos seres distintos, de hecho son el mismo.

??Ji,ji!! (Me pongo colorada) ?Que guay estar aqu?!
Por Sharra
Mi?rcoles, 19 de noviembre de 2008 | 1:02
Te lo mereces Duende.
Por Desconocido
Jueves, 02 de febrero de 2012 | 8:39

e de decir que es intrigante, pero no puedo evitar que el error ortografico al esrpibir a nuestra diosa garou GAIA sea algo fastidioso, no es por ofender simplemente es para que lo tomen en cuenta 

 


Advertencia: Todas las opiniones emitidas en este blog son hechas a título personal por cada uno de los autores originales de los artículos, así mismo, el contenido de cada artículo refleja únicamente las ideas y opiniones del autor original de la misma. Este blog no se hace responsable de los comentarios emitidos por sus visitantes y se reserva la potestad de moderarlos según sea necesario.