Lunes, 20 de octubre de 2008
Comentarios (4)  | Enviar
Este es la última aventura gráfica que me he pasado, tenía muy buenas referencias sobre ella cuando la adquirí, así que me dispuse a pasármelo pipa.
Todo empieza con un cuento, una anciana, en su acogedora cabaña, empieza a relatarles a unos chicos la historia de una heroína, April Ryan. Si, lo habéis acertado, nosotros encarnamos a la tal April Ryan, una chica que ha huido de su casa y que estudia arte en una Venecia futurista a más no poder. Un día, sueña con otro mundo y donde salva un huevo y un dragón blanco que la llama hija. A partir de ese momento, no dejarán de ocurrirle cosas extrañas, como ver seres que no existen en su mundo. April tratará de encontrar la respuesta a todo lo que le ocurre, o eso, o aceptar que ha perdido completamente la chaveta. Por suerte, con ella estará Corthés, un tipo al que todos consideran excéntrico, pero que sabe mucho más de lo que llega a decir. Sin quererlo, April acabará visitando el mundo hermano del suyo, donde se le revelará su misión, encontrar y proteger al guardián del Equlibrio, secuestrado por una organización que opera en ambos mundos…

El juego es genial, de principio a fin, nunca sabes cuándo acabará (excepto en la escena final). Los recursos que tienes que usar, los escenarios, los personajes y los puzzles, son de lo más variado, por lo que yo recomendaría que tuvierais a mano una hojita para apuntar algún que otro detalle, para no perderos la historia. Porque eso es lo mejor de todo, la historia, es tan amplia, que es mejor no dejar el juego y jugarlo dos meses después, porque acabarás sin recordar qué debías hacer xDDD
Sobre el apartado gráfico… posss, es un 3D bastante cutrillo, con fondos ya más currados, que a veces te preguntas si a los personajes les sudan los sobaquillos, porque casi siempre tienen los brazos apartados del cuerpo xDDD Paice ser que es del año 99, y como yo ni zorras de cómo era el 3D en aquella época… Bah, qué más da, distingues a los personajes y la historia es buena, no se necesita mucho más xD

April es la repera, divertida, aventurera, sarcástica… El elenco de personajes también está muy bien buscado y sus diálogos son para partirse la mayoría de veces:
April (rebuscando en un contenedor de basura): ¡¡Uala!! ¡Un mitón de piel! ¡¡AHHH!! ¡NO! Es un cadáver de rata!!
 
April: Siempre me han gustado los hombres de uniforme... Policia: lo siento señorita, soy homosexual.
Westhouse: Si estuviera en las manos de Tobías la llevaría metida en los calzoncillos... Pero vamos, yo no sé nada de religiones, ni de guardianes, ni de leyendas... ni de jardinería. Pero vamos, si quiere hablar de corridas de todos, me podría pasar toda la tarde. April: Entonces le agradará saber que fueron abolidas hace más de 100 años...
Westhouse: ¡Hay que joderse!

Tobias: Entonces te sueles dedicar a esto, ¿salvar mundos?

Capitán: Lo siento, no subimos mujeres a bordo del “Dragón Blanco”.
April: ¿No le parece un tanto sexista?
Capitán: Precisamente eso es lo que me preocupa. Una mujer  entre tantos hombres solos durante seis meses…
April: ¡He dicho sexista, no sexo!

Anciano: Ay… El dinero lo arregla todo, o al menos eso decía mi mujer antes de largarse con un rico mercader…

Gerald:
¡Deténgase señorita!
April: Vete a la mierda “Jerry”.

El final podría llegar a desanimar a alguno que otro jugador, pero a mí me parece que es coherente, lógico, ¡y me encanta! Creedme, no lo cambiaría, si los programadores hubieran puesto el otro final posible, no habría tenido gracia jugar todo el juego ^_^

Altamente recomendado nenes.


¡¡Beseteeees!!

Plebe.

Tags: The_Longest_Journey, Aventura_gráfica

Compartir en:
Comentarios
Lunes, 20 de octubre de 2008 | 15:26
Un gran juego, sin duda. Hace a?os se lo regal? a mi hermana, y s?, era de la ?poca de los noventa, si tenemos en cuenta que por aqu?l entonces ninguno de los dos viv?amos en Madrid.

A mi hermana le encant? y la o? decir cosas muy buenas de la historia, lo que, teniendo en cuenta su gusto especialmente exigente respecto a videojuegos le pone una muy buena nota a la aventura gr?fica, plant?ndola m?s o menos a la altura de grandes cl?sicos como el Broken Sword. En fin, que me alegra que le tengas el gustillo por las cosas buenas de la vida, Jefa Sonrisa listillo
Por Rafa
Lunes, 20 de octubre de 2008 | 16:13
Mmm, suena bien, a la lista de avent?ras gr?ficas por pasar lo a?ado, que tengo en casa pendientes el Monkey's Island 3 y el Grim Fandango.

Tantas cosas que hacer y tan pocas horas en el d?a. No puedo...
Por Pakho
Lunes, 20 de octubre de 2008 | 22:09
Un juego ENORME, me encant? y lo he repetido dos veces (y ya es dif?cil con un juego de aventura gr?fica).

Y Rafa, tanto el Monkey 3 como el Grim Fandango tambi?n son muy recomendables...?saca horas de donde puedas!
Lunes, 20 de octubre de 2008 | 22:58
"grandes cl?sicos como el Broken Sword."

Creo que con eso ya esta dicho todo (fan ac?rrimo de BS, yo? noo!! que va!"

"es mejor no dejar el juego y jugarlo dos meses despu?s, porque acabar?s sin recordar qu? deb?as hacer xDDD"

Me la pela Lo secundo. Lo empez? hace un a?o, y iba jugando a ratos (nunca me acostumbrar? a jugar en PC) hasta que una vez el rato fue medio a?o (y luego el cambio de PCy petada). As? que cuando tenga mi PC nuevo, tocar? empezar de nuevo.

Dios, cada vez que veo la estanteria con las aventuras gr?ficsa que me he de pasar me dan ganar de llorar: monkey island 2 (jugando en DS-SCUMM), el 3, Broken Sword (del 2.5 al 4), Longest Journey, Dreamfall (la continuaci?n), los Runaway (1 y 2) y, si sigo vivo, rejugar al Grim fandango. Todo esto a?adiendo otros juegos de hasta 6? generaci?n. Quien quiere la next-gen con esta lista de pendientes.

PD: El juego es viejo, de hecho, la 1? edici?n fue de Dinamic Multimedia!
 


Advertencia: Todas las opiniones emitidas en este blog son hechas a título personal por cada uno de los autores originales de los artículos, así mismo, el contenido de cada artículo refleja únicamente las ideas y opiniones del autor original de la misma. Este blog no se hace responsable de los comentarios emitidos por sus visitantes y se reserva la potestad de moderarlos según sea necesario.