Mi?rcoles, 15 de octubre de 2008
Una frase como la del título se dice en la peli Asesinato Justo (esa en la que salen Pacino y De Niro y a la que le doy un 7 pelaico), y ojalá hubiera tenido yo un arma este lunes y martes cuando acudí a la oficina del paro, pero mira que pueden ser hijos de putaaaaa.

Por mi distrito postal, me tocaba la de General Mitre (manda huevos lo lejos que está), así que fui el lunes con todos los papelujos en una carpeta de chipie (ais… cómo me he acordado de Cocó…). Sabía que su horario era hasta las 14:00, así que llegué poco antes de las 11. Mi sorpresa llegó cuando vi en las paredes del lugar (que estaba a rebosar), un cartelito que ponía algo como “El horario para las gestiones sobre el paro es de 8:15 a 12”. Tooooma ya, no llegan a hacer ni 4 horas para las gestiones, solo 3 horas y 45 minutos (los 15 restantes supongo que serán para echar un cigarrillo…).

Cojí mi numerito para que me den info sobre el paro y a los pocos minutos me atendieron, una chica muy maja, que me hizo unas pocas preguntas y me dio papeles a rellenar, después me dijo que tenía que ir a otra mesa a enseñar mi DNI. Volví a esperar hasta que me llamaran de nuevo, otra chica simpática me cogió los datos del DNI y me hizo nuevas preguntas…
Plebe: Si, es que vengo a pedir el paro…
Funcionaria: ¿Para qué?
Plebe: (Unos segundos procesando pregunta) Para no vivir del aire mientras busco trabajo…
Bueno, le pasamos la obviedad dado que era maja. Me faltaban unos datos a rellenar en la ficha que no tenía a mano, por lo que tuve que volver al día siguiente, igualmente, eran más de las 12, ya no me cogerían los papeles ni de coña…

Ayer volví de nuevo a entregar los papeles completamente rellenados, y si el lunes había vuelto bien del lugar, ayer volví de un humor de perros. Llegué poco antes de las 10 y cogí mi ticket, el E19 (según el tema por el que vayas, te dan una letra diferente). En aquel momento, iban por el E10, y mientras esperaba mi turno, pude comprobar varias cosas:
- Cómo un grupo de funcionarios que llevaban el temita de lo del paro, se iba a tomarse un café bastante largo, porque sino, no se entiende que cuando pasó una hora (en la que hice nosecuantos autodefinidos), solo habían atendido a 5 personas de la E. Lo guay era darse cuenta de cuando volvían, porque en la pantalla de repente aparecían 3 números a la vez en plan “ey, ¡hemos vuelto!”.
- Como a una señora le hicieron una putada regoooorrrda. Una señora que estaba antes que yo (y que iba para otros asuntos), había salido su número en la pantalla, y al ir a la mesa, la chica de esta le había dicho que no le tocaba. La señora se lo dijo al de seguridad, que había visto el número junto a ella (ya que habían charlado animosamente todo el rato), y ni intercediendo el de seguridad consiguió nada, es más, continuaron con los números siguientes… El cachondeo viene cuando aparece el jefe de la oficina (avisado por el guarda) y le dice a la señora “Si cuando vuelvo no le han atendido, la tiendo yo”. ¡¡¡¡Y SE LARGA PA IRSE A TOMAR UN CAFÉEEEEE!!!! ¡¡DIOOOOOSSSSS!! ¡¡QUÉ HUEVOS MÁS CUADRAOOOSSSS!! Y no os lo perdáis, cuando al fin llega de nuevo y atiende a la señora, esta sale al minuto, ¡¡solo necesitaba un sello!! ¡¡Más de tres horas estuvo para un puto sello!! Abuso total, ¡¡pero qué hijo de la grandísima putaaaaaa!! Joder, qué paciencia, señor, qué paciencia.
- Cómo el guarda le decía a varias personas que se quejaban de lo lento que iba todo: “Yo no soy de esta oficina, pero de todas en las que he estado, esta es la peor organizada con diferencia”. Y no se le podía dar más la razón, si hasta se le veía estresao y todo.

Cuando por fin me tocó, casi a las 12 me tocó un amargado, pero amargado, amargado. ¿Cómo solo en 4 horas se puede estar ya tan amargado por diox? No es una oficina de reclamaciones, solo tienes que introducir los datos del formulario en el ordenador, ¡¡rediez!! ¡¡Denme ese trabajo a mí!! ¡¡Denmelo!!
Como tenía tan buena cara y ante su ausencia de un “hola” o “buenos días”, decidí pagarle con la misma moneda, si él me iba de amargado, yo le iba de borde.
Plebe: Vengo a traer los formularios.
Amargado: ¿Tiene los papeles tal y cual?
Plebe: Si. (Los pongo todos sobre la mesa y que se busque él la vida).
Amargado: (Después de remirar) ¿Tiene hijos?
Plebe: Nop.
Amargado: Marque la tercera casilla.
Plebe: Deme un boli.
Amargado: ¿Para qué?
Plebe: (Para escribirte GILIPOLLAS en la frente) Pues para la casilla.
En ese momento fui a coger uno que tenía encima de la mesa, y cuando lo estaba tocando lo retiró rápidamente, no sé cómo, pero me aguanté el darle una ostia… Ah, sí, estaba fuera de mi alcance, ¡estúpidas mesas de funcionarios…!
Amargado: (Alcanzándome uno de esos tarros con un par de bolis) Estos.
Plebe: Po fale.
Después de hacer el resto de tramitaciones con la misma alegría y desparpajo, y de tener yo que acribillarle a preguntas porque el cabrón no era capaz de decirme las cosas claras (hasta tal punto que me dieron ganas de soltarle un “Disculpe usted por existir yo, ¿eh?”), acabé todo el papeleo y me fui para casa, a la entrada del metro solo pude darme cuenta de lo tonta que era por no haber pedido una hoja de reclamaciones…
En fin, papelujos arreglados…


¡¡Beseteeees!!

Plebe.

Tags: Oficina, Paro, Funcionario, Trabajo

Compartir en:
Comentarios
Por Sharra
Mi?rcoles, 15 de octubre de 2008 | 14:24
Siento digustarte pero no se puede reclamar sobre la Administracion excepto por via judicial o en la misma administracion de forma oral.

Resumiendo que no hay libro de Reclamaciones , o es algo chungo y denunciable u te jodes.
Mi?rcoles, 15 de octubre de 2008 | 15:21
Plebe tiene mucho odio en su coraz?n... ?xin xin xin!
Suerte que no eran "esos d?as", o seguramente ese funcionario ahora mismo tendr?a una cabeza menos.
Por Rafa
Mi?rcoles, 15 de octubre de 2008 | 15:59
Vaya oficinita. Como los que sean funcionarios tienen el puesto fijo, pues a cachondearse de las pobres almas en desgracia. Gente como esa hace que todos los funcionarios tengan fama de vagos. Y luego, los que si que trabajan (existen), tienen que aguantarlos en la misma oficina, lo que llevar? a muchos a, al no poder con su enemigo, unirse a ellos o pedir una baja de la ?lcera sangrante que tiene que darte trabajar con dichos sujetos.

Si lo que dice Sharra es verdad (puedo pregunt?rselo a mi madre si quieres, que trabaja en la administraci?n) no podr?s reclamar, pero recuerda la soluci?n universal...
Mi?rcoles, 15 de octubre de 2008 | 16:25
Si es que tiene cojones la cosa... En fin, esas cosas pasan, y de cuando en cuando uno se encuentra con semejantes muestras de que la oligofrenia no viene s?lo de cuando los padres son hermanos, sino que a veces se recibe por osmosis en el ambiente (?C?mo si no explicais tanto gilipollas junto?)

Nada, jefa, t? dime a d?nde tengo que ir y al tipo ese me encargo de hacerle lamentar el d?a que su madre le trajo al mundo Demasiado complicado...
Mi?rcoles, 15 de octubre de 2008 | 17:11
Eso eso, venganza!!!

Una cosa, no os parece un poco hip?crita que los comercios esten obligados por ley a tener hojas de reclamaciones a disposici?n del consumidor y que, sin embargo, la administraci?n no las tenga?

Manda ******

Bueno plebe, para la pr?xima vez que tengas que ir a un sitio as?, ?rmate de paciencia y si eso no es posible, ?rmate con una recortada... pero ve armada XD
Mi?rcoles, 15 de octubre de 2008 | 22:38
Como ya ha dicho Sharra (y dem?s) la administraci?n p?blica NO es un comercio, por lo tanto, no tiene hojas de reclamaci?n. Para reclamar, ves a la propia administraci?n (de hecho, lo puedes hacer a?n). Seguramente debe haber una oficina central o en el 012 para hacer las quejas.

En fin, cumplen con todos los clich?s de funcionarios. En los ?ltimos a?os parece que han estado cambiando, pero las cosa de palacio...

Eso si, lo de la se?ora no tiene nombre!
 


Advertencia: Todas las opiniones emitidas en este blog son hechas a título personal por cada uno de los autores originales de los artículos, así mismo, el contenido de cada artículo refleja únicamente las ideas y opiniones del autor original de la misma. Este blog no se hace responsable de los comentarios emitidos por sus visitantes y se reserva la potestad de moderarlos según sea necesario.