S?bado, 09 de agosto de 2008
Hace unas semanas, volvíamos Sharra y yo con la panza bien llenita del Diagonal Mar, porque habíamos cenado en un restaurante coreano que hacían unos platos riquisísisimos a precios mu bajos. En esto, que a Sharra se le antojó ir a un lavabo, mala cosa por ahí casi media noche y en el barrio en el que estábamos. Por fin encontramos un bar y ella decidió que entráramos, y para no quedar mal, ella se pidió una coca-cola para entrar directamente al lavabo. Yo mientras, empecé a ojear el periódico que había en una de las mesas, con la coca-cola al lado. 
Estaba ensimismada en la lectura, y contemplé con bastante enfado, que al dichoso Laporta le habían dedicado casi toda la plana de la portada y una mierda de rincón a que varios bebés habían muerto en una patera. Todo esto, mientras escuchaba a mi espalda, al dichoso camarero de etnia china, hablar en su lengua a gritos, a no se quién. Sharra apareció de repente, y me dijo que nos fuéramos con bastante prisa, un poco inoportuna, dado que yo estaba a medio leer de una Carta al Director, pero bueno, me insistió tanto que doblé el periódico y salí con ella a la calle.

Un vez en la calle, me dijo con bastante mala cara "¿Es que no oías los gritos?", y yo, "Si, pero como hablaban en chino...". ¿Quién soy yo para meterme en discusiones de chinos? Pero pareció ser que la realidad era bastante distante a la que yo creí vivir...

 

Veníamos de Diagonal Mar. Caminábamos felices y contentas, hablando de la vida y esas cosas, cuando de repente, tuve la absoluta necesidad y urgencia inmediata de un lavabo...viendo que
la zona que no era muy alegre,no contaba con comercios apropiados y que la hora, (casi las doce) no acompañaba, decidí pedirle, o mas bien rogarle a Plebe que fuésemos a un bar cercano, regentado por un hombre de raza china, (dato necesario para después) y pedir lo que fuese para disimular.
Bien, entramos,y en el momento de la entrada había tres señores mayores, o cuatro, que tanto no me fije, en el interior del bar, y escuchaba de fondo unos gritos a los que en aquel instante no di importancia alguna...pedí una coca-cola de pasada y deje a Plebe allí...una vez mas centrados mis pensamientos en el mundo terrenal, me di cuenta de que los gritos habían aumentado en intensidad y que dichos gritos venían a decir, que un perturbado, loco, drogadicto o las tres cosas tenia la sana intención de apuñalar a alguien, mientras que las otras airadas voces obedecían a individuos masculinos que trataban de disuadirlo.

Me preocupé. Pensé en Plebe allí sola y asome la cabezota con precaución., para ver a un señor recio y viril que me hacia señas de que saliera, mientras el y otro señor, no menos recio y viril trataban de empujar a una especie de psicópata con navaja al lavabo de hombres.

Salgo...¿y que me encuentro? ...
A plebe leyendo tranquilamente el periódico y quejándose de que Laporta ocupaba demasiada portada y que en cambio al drama de los refugiados no se le daba crédito...
Yo si que no daba crédito.Exámine brevemente la escena. A unos dos metros detrás de ella, un tipo que blandía una navaja decía que se la clavaría al primero que viese, mientras inocentemente se quejaba de Laporta...
Cogí la coca cola y creo que ni pagué, y conminé a Plebe a dejar de inmediato el periódico y largarnos del sitio en que los parroquianos habían desaparecido y lo curioso...era que se puso a doblar el periódico con parsimonia, mientras mis ojos no podían creer lo que veían..
Una vez fuera tras meter prisa pregunté: "¿Es que no oías los gritos?" Y me contesta "Si, pero como hablaban en chino..."


El único individuo chino no abrió la boca.


Compartir en:
Comentarios
Domingo, 10 de agosto de 2008 | 8:54
Oh My God! Hemos descubierto que...

1. Sharra, sabes chino
o
2. A Plebe, si le gritas, no te entiende porque su cerebro lo traduce a chino.
Lunes, 11 de agosto de 2008 | 12:07
Lala... Qu????Me he quedao...
Por adriamichi
Mi?rcoles, 20 de agosto de 2008 | 2:14
No si os pasa cada una...

En fin, en diagonal mar hay que ir con 1000 ojos y depende de que horas no se puede ir andando ni loco.
 


Advertencia: Todas las opiniones emitidas en este blog son hechas a título personal por cada uno de los autores originales de los artículos, así mismo, el contenido de cada artículo refleja únicamente las ideas y opiniones del autor original de la misma. Este blog no se hace responsable de los comentarios emitidos por sus visitantes y se reserva la potestad de moderarlos según sea necesario.