Martes, 22 de julio de 2008

Se abre el telón, aparece N'Gai Groal tocando las narices diciendo que el juego de Resident Evil 5 es un atentado racista contra los negros y que debería ser prohibido, ya que se matan zombies negros en vez de zombies blancos. Jun Takeuchi sale a la defensa diciendo que tienen personal de color en sus oficinas y que en ningún modo, esa era su intención... Por novena vez consecutiva.

Tiene cojones el asunto. Es decir, hemos podido matar a Coreanos, Taiwaneses, Japoneses, Americanos, Italianos, Alemanes, Franceses, Argentinos, Magríes, Chinos, Pitufos, Españoles, y nadie decía nada. Pero vamos a por la gente de color, y saltan todas las alarmas. Ale, alucinado colores me quedo. ¿Y porqué no lo criticaron cuando hicieron el juego basado en Pearl Harbour? Coño, yo mataba a Orientales, y tienen los mismos derechos que el resto de seres humanos. ¡Ah! Pero es que era Orientales, tócate lo que no suena.

Y entonces viene el otro, el de Ministerio de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona, diciendo que van a intentar que The Wheelman, juego que funciona al estilo de Grand Theft Auto, no se publique en la ciudad porque ofende los buenos valores de la capital catalana y es un atentado a la gran imagen que gozamos de cara al exterior.

Ale, tu a Londres a matar asesinos, yo a Califórnia a rajar prostitutas, pero que nadie toque Barcelona porque es mano de santo. Yo no se que valores va a tener donde vivo, porque yo solo veo precios astronómicos, incapacidad para aparcar, playas que dan asco, demasiados centros deportivos, educación de mierda, y mucha gente desagradable. Si les da miedo transmitir esa imagen, que se jodan: Es la realidad tal y como existe.

Yo flipo como gente que no tiene ni idea de como va este mundo mete la zarpa sin motivo alguno, así que tengo dos teorías: O lo hacen simplemente para llamar la atención y ganar pasta, o tienen el orgullo herido. Lo mismo cardan poco y andan necesitados, pero sea como sea, deberían de dejar de tocar las narices; Que yo le pegue un tiro a un muerto viviente de color (Gris) no quiere decir que haga lo mismo con el buen vecino del quinto segunda donde vivo, lo mismo no voy a ponerme a atracar tiendas donde vive Adriamichi por probar The Wheelman (A parte de que como lo tiene todo, a lo mejor es hasta imposible). Para mí que ambos se están inspirando en el mismo que dijo que tenía la cura para el sida, porque si no, no me lo explico.

Por cierto: Bienvenidos a los nuevos. La norma es: Ríete de todo, aunque yo no lo aplique en este tipo de artículos. O esa era la norma de hace dos días: Es que la vamos cambiando y tal.


Compartir en:
Comentarios
Mi?rcoles, 23 de julio de 2008 | 14:59
Sobre Resident Evil:

[ironia]Es que en ?frica no hay negros, por eso es ofensivo. [/ironia] Si fueran blancos seguro que se quejarian por que no representa la realidad de la zona y por racismo.

Sobre The Wheelman:

Pues si, el ayuntamiento est? que se sale (por la cuneta). Seguro que en el juego puedes pegar a los urbanos por que te han puesto una multa injusta de la zona verde, al cobrador del bicing por que te han cobrado de m?s (aunque dejaste bien la bici) o a los responsables del TRAM o la L4 del metro, que dicen que sus lineas van bien (le falta poner el "cuando van"). Adem?s, seguro que Sant Mart? no sale ni en un momento del juego (y que no vivo en una barrio chungo!)

PD: Los espa?oles de RE4 eran realmente espa?oles? xD
Mi?rcoles, 23 de julio de 2008 | 16:56
Coincido con adri sobre el RE5, si ponen blancos en ?frica, dirian que es discriminaci?n y racismo.

Yo diria que en RE4, era una villa inglesa de esas que se anuncian. Todo hay que decirlo, una pistola te costaba como 2000 pesetas, osea 12 euros (imaginad lo que ser?a que estuvieran en un todo a 100 xD).
 


Advertencia: Todas las opiniones emitidas en este blog son hechas a título personal por cada uno de los autores originales de los artículos, así mismo, el contenido de cada artículo refleja únicamente las ideas y opiniones del autor original de la misma. Este blog no se hace responsable de los comentarios emitidos por sus visitantes y se reserva la potestad de moderarlos según sea necesario.