Viernes, 11 de julio de 2008
Por Byjana @ 9:18  | Videojuegos
Comentarios (1)  | Enviar

Junto con el anuncio oficial de Wiiware se presentó Minna no Pokémon Channel, un supuesto canal de pago que nos permitiría 'cuidar' de las criaturas creadas por Game Freaks. A decir verdad, gozába de poca información al respecto, hecho que se subsanó un poco en su lanzamiento japonés pero que no se ha podido completar hasta que fue mostrado en Estados Unidos y Europa hace relativamente poco al precio de 1000 Puntos Wii. El título ha acabado siendo "My Pokémon Ranch" (MI Rancho Pokémon) y, aun siendo menos de lo esperado originalmente (Y una vez más, perdiendo Nintendo la oportunidad de hacer un buen RPG con los monstruos más famosos del mundo) cabe decir que puede llegar a contentar a los fans más acérrimos de la saga.

Tras una breve introducción en los que se programa el día y la hora, se nos presenta Eulalia, la causante de que vayamos a organizar el tinglado que nos propone el juego. Esta simpática muchacha tiene la ilusión de crear el rancho Pokémon mas grande del mundo (De hecho, podremos almacenar hasta 1000 de ellos) y para ello, precisa de nuestra ayuda. El planteamiento es sencillo, pues: Ella nos trae un Pokémon nuevo cada día (Excepto los Días Especiales, que nos traerá muchos más) y nosotros nos quedamos a mirarlos. Además, nos da la opción de introducir unos cinco mii's que tengamos en la Plaza Mii para que estos jueguen con los 'bichos'. Es bastante gracioso, pues a menudo suele hacerles gamberradas, como prenderles fuego, o cogerlos y ponerlos a volar por los aires. O incluso ponerse nerviosos y empujar a todos los granjeros.

Al darnos el control del juego, observamos que el motor gráfico es bastante pobre. Los Pokémon se muestran en su formato Mii o Chibi, con algo parecido a lo que podría ser quizá el mismo código que Pokémon Stadium. Teniendo en cuenta que a la larga la videoconsola deberá mover hasta 1000 de estas criaturas, es posible que la razón por la que se ha optado por este estilo haya sido para no interferir en el gameplay con numerosas ralentizaciones y lags que hubieses entorpecido lo poco que se puede hacer de por sí desde un buen comienzo.

Las opciones que se nos ofrecen para interactuar son también escasas inicialmente. Siendo incapaces de movernos con total libertad, nos vemos resignados a movernos seleccionando el Pokémon (O Mii) a partir de una lista, y hacer fotos. Afortunadamente, todo esto cambia a continuación, siendo imprescindible tener un poco de paciencia, pues a la que tenemos 20 Pokémons, nuestro Rancho se ampliará y nos dará más posibilidades de juego. No voy a desvelar cuales, cada uno que las descubra, pues ahí radica la gracia.

Las fotos que hagamos con el juego tienen tres lugares donde ser guardados: La primera, es en el álbum propio, el cual tiene un límite de 30, a partir del cual el resto que hagamos irán borrando los anteriores. La segunda, es en el Tablón de Wii, para poder enviárselo a otros compañeros en la Agenda de Wii, y la tercera, es en la SD. Por una vez, no habrá que hacer inventos extraños para extraer semejantes imágenes como en Super Smash Bros Brawl, ya que se guardarán en JPG de alta calidad directamente transferibles al PC. Es una forma graciosa de meter los Mii's de tus amigos, pillarles infraganti, y enviárselo por mensajería instantánea, correo electrónico, o en el mismo foro, para reír un rato.

Sin embargo, My Pokémon Ranch cojea por todos lados (Al igual que Pokémon Battle Revolution) si no poseemos al menos una DS con un juego de Pokémon Diamante y Perla, ya que de aquí a que se amplíe la granja pueden pasar día o semanas. Si en cambio, conectamos una DS, Eulalia leerá la tarjeta y nos propondrá completar nuestra Pokedex Nacional, capturando aquellos Pokémon que no tengamos y trayéndolo al rancho. Si hacemos esto unas cuantas veces, no solo iremos finalizando Pokémon Diamante o Perla, si no que llegará un punto en que la protagonista nos empezará a ofrecer intercambios por Pokémons que tengamos o no. Por lo tanto, es una forma alternativa de capturarlos a todos sin tener que conectar con amigos o recurrir a la NWC, cuyas exigencias de otros usuarios para ciertas razas rozan la ironía.

El otro punto donde falla My Pokémon Ranch es en las opciones Online. Por primera vez no hará uso de códigos amigo, ya que recurre directamente a la Agenda de Wii. Sin embargo, hay que tener todas las opciones activadas y sobretodo la opción Wiiconnect24 habilitada por defecto para que la conexión exista. Aunque esto nos tendría que permitir visitar otros ranchos, desgraciadamente esta característica pierde fuelle cuando descubrimos que en ningún momento tenemos nosotros la oportunidad de viajar por nuestra cuenta, si no que es la misma videoconsola la que, en cualquier momento, coje y nos envía a otro rancho al azar. Por suerte, en esos viajes podremos hacer fotos, pero no se nos garantiza que podamos repetir la experiencia yendo a la misma granja otra vez, todo queda a la suerte del destino.

En definitiva, My Pokémon Ranch es un juego solo apto para fans muy fans de Pokémon, una especie de extensión del Canal Mii (Nunca mejor dicho) de pago capaz de divertir a estos y capturar momentos graciosos, además de ir habilitando opciones a medida que juegas y que permite poco a poco más libertad de la que ofrece desde un princípio (Posiblemente, el inicio es la parte más amarga) . Sin embargo, si hace tiempo que aborreciste esta saga, o no tienes ganas de dejarte 1000 puntos Wii en algo así, quizá te hará falta algo más 'hardcore'. Requiere tiempo para mostrarte todas sus capacidades, y es para aquellos que les encanta ver a sus Pokémon pasearse de un lado a otro, tal y como podéis ver el otro artículo con algunas fotos, y otras que he subido por aquí.

Me acaba de informar Plebe que Miarroba se ha cargado las imágenes. Pues nada, tenéis el álbum que lo iré actualizando de vez en cuando...


Compartir en:
Comentarios
Por adrian
S?bado, 04 de abril de 2009 | 12:52
hay que pagar para tener ese juego del rancho pokemon
 


Advertencia: Todas las opiniones emitidas en este blog son hechas a título personal por cada uno de los autores originales de los artículos, así mismo, el contenido de cada artículo refleja únicamente las ideas y opiniones del autor original de la misma. Este blog no se hace responsable de los comentarios emitidos por sus visitantes y se reserva la potestad de moderarlos según sea necesario.