Jueves, 29 de marzo de 2007
Por Byjana @ 23:53  | Cine
Comentarios (2)  | Enviar
Una de las cosas que m?s me cuesta de hacer, pero lo hago igualmente porque me gusta mucho, es ver pelis de los a?os 20. No me cuesta verlas porque sean mudas o porque a veces est?n en un blanco y negro muy mal conservado, sino por dos factores: la velocidad y los actores.
Con la velocidad seguro que ya sabeis a que me refiero, que se mueven como si les hubeiran puesto un petardo en el culo. Esto es a causa de que las pelis anteriormente se filmavan a 16 fotogramas por segundo, y ahora las filman a 25 fotogramas por segundo. Pero yo no entiendo una cosa, podemos hacer chorrocientasmil pijaditas con als nuevas tecnolog?as y no somos capaces de hacer que una peli antigua editada en DVD se reproduzca a su velocidad original O_o... A mi no me parece que deba ser tan dif?cil hacerlo, yo lo he hecho con el Virtual Dub, pero me quedaba un eefcto blurr estra?o, asi que lo dej?, pro por unos minutos, vi a los actores movi?ndose a una velocidad normal.

El segundo factor es el que m?s me repatea, cuando hablod e los actores, me refiero a su actuaci?n, si recuerdo todas la pelis de la ?poca que he visto, el 90% de las veces, los actores no actuaban, SOBREACTUABAN. Ya tengo suficiente con que vayan a una velocidad exagerada como para que encima sorbeact?en a una velocidad exagerada, se te ahce imposible meterte en la pel?cula. Que el cine fuera mudo no es excusa, pel?culas como "La quimera de oro" de Chaplin eran mudas y no ve?as sobreactuaciones.

Estas dos cosas me molestan, porque no peudo disfrutar al 100% de peliculones, como del que os quer?a hablar hoy, "Metr?polis" del director Fritz Lang (no la confundais con la pel?cula de animaci?n japonesa Metr?polis, son diferentes). La idea de la peli es un puntazo, pero seg?n qu? actores no le hacen just?cia, mirad sino, la supuesta cara de "maldad" de esta moza.

Pero bueno, os hablar? de esta peli, el director austr?aco nos situa en el futuro, en Metr?polis, una enorme ciudad mordenizada al m?ximo, que se mantiene gracias a las m?quinas. Este mundo est? dividido en dos partes, en la sueprf?cie vive la burgues?a que disfrutan de todas las comodidades que les proporcionan los habitantes del subsuelo, los obreros, que son los encargados de hacer funcioanr las m?quinas y ahcer que Metr?polis avance. Estos obreros trabajan para John Frederer, el fundador de la ciudad, y como no, el t?o m?s forrado del mundo.

Un d?a, Freder, hijo de John, se encuentra con Maria, una chica del subsuelo que sube a la superf?cie para ense?ar a los peques obreros a sus "hermanos" los del piso de arriba. Como no, los gaurdias se encargan de echarla, pero Freder queda embelesado por el discurso de la chica (y por la chica en si), asi que decide hacer todo lo posible para reencontrarse con ella, hasta hacerse pasar por obrero e ir a las profundidades de Metr?polis... Por su parte, el inventor de la superf?cie Rotwang, ha creado el ser-m?quina (un robot) por encargo del padre de Freder, para el cual tiene grandes planes...

Si os atreveis con pel?ulas de esta ?poca os la recomiendo, no os decepcionar?, es muy interesante ver como se planteaban el futuro en aquella ?poca y comparar con el futuro que imaginamos nosotros.


???Bezoteeez!!!

Plebe.

Tags: Metrópolis, fritz lang

Compartir en:
Comentarios
Por Desconocido
Lunes, 09 de abril de 2007 | 10:52
Es una gran pel?cula: inteligente, profunda, t?cnicamente perfecta...La he visto una vez, quisierta vover a verla, pero no s? d?nde puedo conseguirl?; ?alguien puede decirme d?nde y c?mo puedo hacerme con ella?
Por Byjana
Lunes, 09 de abril de 2007 | 11:52
Yo la encontr? por emule, alli estaran todas las versiones.
 


Advertencia: Todas las opiniones emitidas en este blog son hechas a título personal por cada uno de los autores originales de los artículos, así mismo, el contenido de cada artículo refleja únicamente las ideas y opiniones del autor original de la misma. Este blog no se hace responsable de los comentarios emitidos por sus visitantes y se reserva la potestad de moderarlos según sea necesario.