Martes, 27 de marzo de 2007
Comentarios (3)  | Enviar
Estoy bloqueando obsesivamente, pero obsesivamente en el buen sentido de la palabra. Porque no paro de bloquear anuncios, no los pop-up que bloquea la barra del google y que algunos exploradores ya te bloquean de fábrica, sino que me refiero a los que hay metidos en las págians webs. Estoy encantada de bloquearlos, por la sencilla razón de que puedo hacerlo (me gusta ser mujer y esas cosas...), todo gracias a la última actualización del Opera (versión 9.10), con el que puedes bloquear imágenes (¿estás harto de la maldita firma de ese forero? ¡Fuera!), o anuncios flash (3% TAE, ¡¡a la mierda!!).

Para los que querais actualizar vuestro navegador Opera o para los que querais disfrutar de esta maravillosa herramienta, descargadla aquí. Cuando la tengais instalada, continuad leyendo que os explicaré como bloquear contenidos no deseados.

Vamos a por una página llena de anuncios, Speedy nos recomienda una de torrents, que efectivamente, está a petar de melones y conejos, como podreis comprobar en las capturas.
Para quitarlos y no tener que soportarlos nunca más, solo teneis que poner el ratón en un lugar dodne se vea el fondo de la página y clicar con el botón derecho. Entonces escogeis la opción "Bloquear Contenidos".
La pantalla os cambiará un poco y todo se volverá blanco, excepto aquellos anuncios tan asquerosos. Llegados a este punto, clicad sobre todos los anuncios que querais eliminar, tranquilos, no se abrirán en una nueva página, sino que pasará algo mejor, se bloquearán. Después, para guardar estos cambios, clicad en "Hecho" y ya está, habrán desaparecido ^_^ En caso de que querrais volver a activar estos anuncios, haced lo mismo y volved a clicar sobre ellos, y se reactivarán.

¡¡Ale, a disfrutar sin anuncios!!
¡¡Bezoteeez!!

Plebe.

ACTUALITZACIÓN DEL 28/3/2007:
Sheikah amablemente me ha dado el link para los que utiliceis Firefox podrais disfrutar también de esta herramienta. Descargad el add-on aquí.

Tags: Tutoriales_Blog, Opera

Compartir en:
Comentarios
Martes, 27 de marzo de 2007 | 16:56
??Dios!! Al final se molestaron en coger ejemplo de Firefox y a?adir esa opci?n. >_< Dej? Opera porque no pod?a bloquear la maldita publiciad de las narices.

Lo que me da miedo es que la quiten dentro de un tiempo. ?.? Mas que nada porque en Firefox es opcional, pero si en Opera viene de s?rie, no tardar?n en oirse las voces de compa??as que la denunciar?n a saco (Lo cual me joder? mucho) >_<

?Explorador Actualizado! ?Gr?cias, Plebe! ^_^
Martes, 27 de marzo de 2007 | 18:25
Si se quejan que se j**an.

A ver, son imagenes y TODOS los navegadores (incluido el Mosaic, diria) tienen una opci?n para no cargar las imagenes, as? que como nadie se quej? de los anti-pop-up de google o en mozilla/firefox (sin? que encontraron otro metodo) aqu? lo mismo.

Por cierto, no me acuerdo que cortafuegos tambien lo tenia, pero solo para IE :5]

Por cierto, no se puede bloquear directamente las imagenes de cierta IP?
Martes, 27 de marzo de 2007 | 21:59
Se pod?a.

Hace poco se deshabilit? esa opci?n en Firefox, b?sicamente porque ahora la publicidad pasa por la ip de la misma web, de tal forma que si bloqueas la IP de cierta imagen, bloqueas pr?cticamente las im?genes de todo el sitio. Y en la era en la que nos encontramos, hay webs que son toooooodo im?genes, y claro, a ver por donde navegas sin imagenes.

Y no, el recurso "Pues no visito esa web" no es aceptada. Lo que si es cierto es que actualmente hay webs como .tk que si no ves la publicidad, directamente no puedes acceder a la web. El d?a que se extienda esa opci?n, no habr? bloqueador que nos salve.

M?s sabiendo que ahora, en vez de im?genes, es lo que dice Plebe: Flash, Quicktime... >_<
 


Advertencia: Todas las opiniones emitidas en este blog son hechas a título personal por cada uno de los autores originales de los artículos, así mismo, el contenido de cada artículo refleja únicamente las ideas y opiniones del autor original de la misma. Este blog no se hace responsable de los comentarios emitidos por sus visitantes y se reserva la potestad de moderarlos según sea necesario.